Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón acusa a Mas de reclamar un Estado para esconder la corrupción

La exministra contrapone “la Cataluña que paga impuestos” a la que defrauda

De izquierda a derecha, Marín, Chacón, Navarro, y Corbacho, ayer en L'Hospitalet.
De izquierda a derecha, Marín, Chacón, Navarro, y Corbacho, ayer en L'Hospitalet.

La exministra de Defensa Carme Chacón entró ayer en tromba en la campaña electoral catalana. Durante un acto celebrado en La Farga de L'Hospitalet, la diputada del PSC acusó a Artur Mas de reclamar un Estado propio para esconder el saqueo del Palau de la Música y la supuesta financiación irregular de CDC, la trama de las ITV que salpica al secretario general del partido, Oriol Pujol, o las supuestas cuentas en Suiza de su familia y del presidente de la Generalitat.

“Es un Gobierno que ha puesto a Cataluña en el foco de la corrupción como nunca había pasado”, dijo Chacón, tras recordar que CDC tiene embargada su sede central en Barcelona por orden judicial. “Ahora entendemos para que quieren un Estado propio. Para apropiárselo ellos, no para que sea de los catalanes”, añadió. “Para los de abajo, recortes y banderas y para ellos, poder y dinero. Da igual que sea en Suiza, Liechtenstein, Méjico o Argentina”, remachó Chacón en tono mitinero y empleando casi siempre el castellano.

Ante más de mil personas que acudieron al acto de campaña más numeroso celebrado hasta ahora por el PSC, la dirigente socialista mantuvo el hilo antiindependentista en buena parte de su intervención y lo acabó cosiendo con la multitudinaria manifestación que vivió Barcelona el pasado miércoles con la huelga general. “Hay una Cataluña que se manifiesta y sufre, y otra que vive en la opulencia. La gente que paga sus impuestos y no quiere romper frente a la Cataluña que defrauda y se lleva el dinero a Suiza”, apostilló Chacón, que el próximo lunes volverá a participar en otro acto electoral en Cornellà (Baix Llobregat).

El candidato del PSC a la Generalitat, Pere Navarro, fue más moderado en la crítica, desgranó su habitual discurso en contra de los recortes y confrontó la Cataluña independiente que reclama Mas frente a la Cataluña “decente” que reivindica su partido y que encarna la herencia de los gobiernos socialistas de España y la Generalitat. El habitual tono moderado del candidato quedó desbordado por la oratoria de Chacón y por la del exministro de Trabajo y exalcalde de L'Hospitalet, Celestino Corbacho, que también se sumó al discurso antiindependentista.

“Yo no quiero ir a Extremadura con pasaporte”, dijo Corbacho, antes de recordar que se siente “profundamente catalán” pero también español, europeo y “orgulloso” de ser de Badajoz. La alternativa sensata federal que defiende el PSC apenas se oyó en las intervenciones de ayer, excepto en el caso de Corbacho, de manera locuaz. “El Estado federal es como Alemania, pero sin la Ángela Merkel”, dijo el número 10 de la lista del PSC por Barcelona.

En otro momento, Corbacho alertó de las consecuencias negativas que, en su opinión, conllevaría una Cataluña independiente, como la salida de la Unión Eurpea, el retroceso en el Estado de bienestar o el coste de crear un nuevo Estado a causa de los gastos en representación exterior, los nuevos cuerpos policiales o la pérdida del derecho de la tarjeta sanitaria.

Corbacho empezó diciendo, como suele hacer siempre Pere Navarro, que no hacía falta convocar elecciones autonómicas porque el Gobierno de CiU tenía apoyos parlamentarios para gobernar. A diferencia del líder del PSC, sin embargo, el exalcalde de L'Hospitalet dijo que el dinero que cuesta una convocatoria electoral -estimado en unos 15 millones de euros por la dirección del PSC aunque Corbacho no aludiera a la cifra- se podía haber empleado en políticas sociales o para crear empleo juvenil.