Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula popular desembarca en Cataluña con críticas a Mas y la huelga

Santamaría, Cospedal, Arenas, Aguirre y Margallo arropan a Sánchez-Camacho

Cospedal y Sánchez-Camacho, hoy en un acto en Lleida.
Cospedal y Sánchez-Camacho, hoy en un acto en Lleida.

La cúpula del Partido Popular desembarcó este martes en Cataluña bajo la consigna de ley y orden. El PP continuó con su plan de tachar de irresponsable a Artur Mas, presidente de la Generalitat, por querer convocar una consulta soberanista al margen de la ley y resaltó que será el único partido que mantendrá intacta su agenda electoral pese a la convocatoria de huelga general. En una jornada sin precedentes, cinco pesos pesados de Génova coincidieron en Cataluña para arropar a Alicia Sánchez-Camacho, la candidata popular a las elecciones del 25-N. Fueron la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, que se reunieron con empresarios y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, Javier Arenas y la hiperactiva Esperanza Aguirre que participaron en actos electorales.

Sánchez-Camacho justificó la llegada de los dirigentes por la trascendencia de los comicios que tildó de “históricos”. La popular ha centrado su campaña en dar la imagen de que su partido es el único serio que centra sus esfuerzos en luchar contra la crisis. La fotocopia de CiU, viene a decir, porque a ésta solo le interesa una realidad ficticia y un debate sobre la eventual consulta soberanista. Rivales acérrimos, populares y nacionalistas en realidad no distan tanto: los dos partidos han suprimido de sus respectivos mítines los recortes sociales de los que han sido en Cataluña cooperadores necesarios. “Mas se equivoca y el PP demuestra que es el único partido que trabaja y cumple con su obligación porque de la crisis solo se sale trabajando”, señaló Sánchez-Camacho en un acto en Lleida, acompañada de María Dolores de Cospedal. Este miércoles, Sánchez-Camacho ofrecerá en Barcelona una conferencia y por la tarde protagonizará un acto en un parque infantil para mostrar su apoyo a las políticas de familia.

Mas hace oídos sordos a los mensajes de los populares. Pese a que suele decir que no caerá en sus “provocaciones”, tampoco puede resistir a la tentación de responder a las alusiones diarias, que llama “caricias”. Las campañas de unos y otros son vasos comunicantes. Se retroalimentan. Este martes, constatado el desembarco de los dirigentes del PP, Mas les recomendó aprovechar para dirigirse “educadamente” a la sociedad catalana, informa Maiol Roger. “En vez del griterío habitual, y de las provocaciones habituales, que valoren que hace dos meses salió a la calle un millón de personas reclamando un futuro mejor para nuestro país”, en alusión a la Diada.

En la clausura del XV Congreso de la Empresa Familiar, celebrado en Barcelona, Sáenz de Santamaria alertó de que cualquier aventura al margen de la ley y de la Unión Europea puede hacer que la crisis se perpetúe. “Juntos podemos caminar más lejos que yendo cada uno por su cuenta”, dijo la vicepresidenta que apeló al espíritu de “consenso y concordia” de la Transición. Tras resaltar la “vocación europea” de España y su entrada en la moneda única, Santamaría instó a afrontar las dificultades “con determinación común, evitar las fisuras para no ser vulnerables y reforzar la unión para blindarnos contra las incertidumbres”.

Toda la campaña del PP se basa en postularse como el único partido capaz de garantizar la unidad de España con el objetivo de socavar al electorado del PSC. En Lleida, De Cospedal cargo contra “el mesianismo” y el “desvarío” de Mas en una escalada de adjetivos que se ahorró en la precampaña. De Cospedal advirtió de los problemas que, a su juicio, provocaría una eventual independencia de Cataluña y arremetió contra la posibilidad de que Mas convoque un referéndum. "Si lo convoca contra la ley, estará haciendo lo peor que puede hacer un gobernante, lanzar el mensaje de que se puede estar por encima de la ley, es muy peligroso y profundamente antidemocrático”. “Habrá que poner los mecanismos democráticos para que no se produzca” lo que calificó de “desvarío”.

Desde que el Parlamento catalán aprobó la resolución en favor de la consulta soberanista, Sánchez-Camacho ha dibujado un negro panorama en una Cataluña independiente: dice que los catalanes no cobrarían las pensiones y que los pescadores y agricultores dejarían de percibir las subvenciones de la Unión Europea. “El sector agrario pondría en riesgo su viabilidad”, subrayó la candidata popular en la cooperativa agraria Fruits de Ponent, en Alcarràs, En la línea con el discurso del miedo que le imputan los nacionalistas, la popular calculó que la independencia “pondría en peligro los fondos europeos”, que entre 2007 y 2010 ascendieron a “más de 7.000 millones de euros” en subvenciones. “Mas ha sido el peor socio de los payeses y ha reducido un 30% las subvenciones al sector”, dijo.

Mientras, en Cerdanyola (Barcelona), en un encuentro con empresarios, Margallo matizó sus declaraciones del lunes, en las que tachó un eventual referéndum de golpe de Estado. Este martes aseguró que la independencia (de Cataluña) contra el ordenamiento jurídico sentaría un “precedente de incalculables consecuencias” para la Unión Europea.