Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Caixafórum de Sevilla se trasladará al rascacielos de César Pelli

La entidad financiera renuncia a la rehabilitación de las Atarazanas

El rascacielos de César Pelli, junto a la silueta de la Torre del Oro dibujada en un comercio de Sevilla. Ampliar foto
El rascacielos de César Pelli, junto a la silueta de la Torre del Oro dibujada en un comercio de Sevilla.

El consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha informado de que el director ejecutivo de la Obra Social de La Caixa, Jaime Lanaspa, ha anunciado la renuncia de la entidad a la rehabilitación de las antiguas Reales Atarazanas de Sevilla como un centro Caixafórum. Esta infraestructura cultural se ubicará definitivamente en la Torre Pelli. La Caixa ha justificado la decisión en la integración de Banca Cívica en CaixaBank, nueva propietaria del rascacielos. La nueva ubicación "permitirá a los ciudadanos disfrutar de la oferta social y cultural del futuro equipamiento antes de la fecha inicialmente prevista", ha argumentado la entidad finaciera. El Ayuntamiento, que ha puesto todas las trabas posibles al proyecto, ha argumentado que se ponía en peligro la zona Patrimonio de la Humanidad.

Alonso ha expresado su "pesar" ante la negativa de La Caixa de construir el Caixafórum en el histórico edificio de las Atarazanas, un proyecto que ha calificado de "extraordinariamente ilusionante", y ha exigido a la entidad financiera que esta iniciativa cultural se ejecute en Sevilla y, además, "lo antes posible". El consejero de Cultura ha lamentado profundamente la decisión de La Caixa, "porque de haberse construido en las Atarazanas hubiera sido, sin duda, el mejor Caixafórum de España".

El consejero ha agregado que pese al cambio de ubicación, el proyecto "tiene que ejecutarse en Sevilla para que constituya un revulsivo cultural y artístico, y también económico, de primera categoría al integrarse en un circuito de sinergia creativas junto a los Caixafórum de Madrid, Barcelona o Palma de Mallorca".

Indica que la posibilidad de contar con el edificio de César Pelli, concluido antes que con las Atarazanas, ha sido una de las razones esgrimidas por Jaime Lanaspa para el cambio del proyecto, junto a la propia reestructuración de la entidad financiera.

El consejero ha criticado así "la tardanza del Ayuntamiento de Sevilla en conceder la licencia de obras, lo que hubiera evitado esta situación". Sin embargo, el alcalde de la capital andaluza, Juan Ignacio Zoido, ha argumentado que el proyecto original en las Atarazanas ponía en riesgo la zona declarada Patrimonio de la Humanidad  (Catedral, Alcázar y Archivo de Indias) y se ha atribuido el acuerdo para que el Caixafórum permanezca en Sevilla, aunque en otro espacio. "Esta solución permite que se salve la inversión, los puestos de trabajo y que el proyecto se instale en Sevilla", ha afirmado.

Alonso por su parte, ha asegurado que el representante de La Caixa ha mostrado su "agradecimiento" a la Junta por su colaboración en este proyecto durante estos años.

La Junta, titular de las Reales Atarazanas, inició en 2009 un procedimiento de concesión administrativa para la implantación en el antiguo edificio de un centro cultural. A La Caixa, como única solicitante en el concurso público, se le concedió el uso del inmueble por 75 años, lo que incluía su reforma integral con una inversión mínima de 20 millones de euros, según recuerda.

La cesión del inmueble se formalizó en marzo de 2009, momento a partir del cual La Caixa encargó el proyecto arquitectónico a Guillermo Vázquez Consuegra. La Atarazanas, con más de 7.000 metros cuadrados en el centro histórico de Sevilla, fuero mandadas construir por Alfonso X El Sabio en 1252.