Pobreza severa en la “tierra del paraíso prometido”

Uno de cada tres atendidos por la Cruz Roja está en riesgo de exclusión social

Cola frente al Banco de Alimentos de Valencia.
Cola frente al Banco de Alimentos de Valencia.JOSÉ JORDÁN

“A mí me da igual, trabajar en limpieza o picando piedras”, sostiene sin titubear Manuel, parado de 41 años y oriundo de Vigo pero residente en Valencia desde hace años. “Ahora mismo no tengo ningún ingreso. ¡Es muy frustrante!”. Manuel es un emprendedor, que busca activamente empleo. Planifica su vida diaria en función de encontrar trabajo, cualquiera. Pero su estado de ánimo empieza a venirse abajo tras cuatro meses sin éxito. El escenario apunta a un “callejón sin salida” para este joven que empezó sus estudios de Filología Árabe en Granada y a los veintipocos años se desanimó y empezó a compatibilizar trabajo y estudios, hasta que los dejó.

La severa crisis económica en “la tierra del paraíso prometido” como afirmaban los gobernantes valencianos en la “precrisis” es “peor” que en el resto de España, insiste Fernando del Rosario, el presidente regional de Cruz Roja. Según el informe anual Vulnerabilidad en la Comunidad Valenciana en 2012, presentado ayer en Valencia, esta Organización No Gubernamental (ONG) ha atendido este año a 152.805 personas, un 17% más que el año anterior.

Manuel está pensando si seguir buscando trabajo en la Comunidad Valenciana o mudarse a otra autonomía. La situación de desempleo y crisis económica en la Comunidad Valenciana, en opinión de Del Rosario se ve agravada por la “euforia” que vivió en los años de “precrisis”, cuando esta autonomía era “la sociedad que prometía ser el paraíso”. La crisis actual “agudiza”, por tanto, la crisis social y económica de las familias porque “el paraíso no se vislumbra”.

Los datos del paro del mes de octubre evidencian el fracaso de las políticas activas de empleo en la Comunidad Valenciana con un total de 578.040 personas paradas, lo que supone 47.333 más que en el mismo mes de 2011. Este aumento del 9% confirma el peor escenario. “Uno de cada tres ciudadanos atendidos por la Cruz Roja en la Comunidad Valenciana está en riesgo de exclusión social”, advierte con preocupación Del Rosario.

La crisis económica en “la tierra

Con todo, la vulnerabilidad tiene rostro y género: el perfil medio de persona atendida por Cruz Roja es el de mujer de entre 25 y 49 años, española, con estudios primarios o secundarios, desempleada, casada o con pareja, que tiene a su cargo uno o dos hijos. Aunque el estudio precisa que, a pesar de que hay más mujeres atendidas con estas características, los hombres padecen mayor “riesgo de vulnerabilidad”, con un 21,8% de los atendidos frente al 15,7% de mujeres en riesgo de exclusión.

Lo sabe bien Laura, hondureña de 33 años que vive en España desde hace ocho años y lleva tres desempleados, compaginando algunas horas de limpieza ocasional a domicilio. Laura vive en una casa de Acogida de la Cruz Roja de Valencia. Sus problemas graves empezaron cuando se quedó sin trabajo, con residencia irregular en España y peleando por la tutela de su hijo. Su discurso se debate entre: “seguir luchando” o “tirar la toalla”.

“A mí me da igual, trabajar en limpieza o picando piedras”,

Las personas en casas de acogida de la Cruz Roja reciben 200 euros al mes para alimentos. Entre ellas se organizan los turnos de comida, plancha y el cuidado de los niños, que suele ser individual.

De hecho, entre los principales problemas que señalan las personas atendidas por Cruz Roja el primero es “estar sin ingresos (28%)” e inmediatamente después le sucede la preocupación por atender a los hijos a su cargo (27,4%). Cuando no encuentran trabajo empiezan a entender que la baja cualificación profesional (25,3%) es otro drama, además del de tener que vivir en “una vivienda temporal” (14,5%) y en algunos de los casos tener “una enfermedad grave”, como el Sida o Alzheimer, lo que preocupa al 13,8% de personas atendidas por la ONG.

El programa que acumula mayor número de beneficiarios es, pues, sin duda el de Lucha contra la pobreza, que atendió a 48.665 personas, cinco puntos por encima de la media nacional; seguido por el de personas mayores, a 43.511 personas; y el de inmigrantes, que atendió a otras 20.585 personas. Esta claro que “la tierra del paraíso” se ha esfumado. O fue humo.

Informe sobre la vulnerabilidad en la Comunidad Valenciana en 2012

Hogares con desempleados. Existe un total de 201.900 hogares con todos sus miembros desempleados. Un 15,54% más que en el primer trimestre de 2011.

Tasa de hogares con todas las personas activas paradas. Es decir, la proporción entre viviendas con todos los miembros desempleados y el total de vivienda censada, llega a ser del 14,27%. Más del doble de la cifra recogida en 2009 por la tasa AROPE (por sus siglas en inglés At risk of poverty and exclusion).

Susidio por desempleo. Solo 138.353 personas están percibiendo el subsidio en la Comunidad Valenciana. Esto supone una cobertura de solamente el 24,16% del total de desempleados reales.

Variación interanual de cobertura por desempleo. El número de personas que perciben el subsidio de desempleo se ha reducido en un 7,53% respecto de 2011. Por provincias, descensos se acumulan en Valencia (con un 0,25% menos de población parada que cobra el subsidio por desempleo) y Alicante, con un descenso del 1,62. Castellón acumula la caída interanual más acusada con un 10% menos de parados con subsidio de desempleo.

Renta activa de inserción. Es la única prestación por desempleo que ha visto aumentado el número de personas beneficiarias, con un 39,06% más que el año anterior. Aún así, solo da cobertura a 31.428 personas. Es decir, a un 5,49% de personas inactivas.

Riesgo de exclusión social. Según la Tasa AROPE de 2010, en la Comunidad Valenciana el 26,30% de la población está en riesgo de exclusión. Esto es 1.307.433 personas. Y 996.512 ciudadanos, el 20,10%, viven bajo el umbral de la pobreza.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50