Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castedo se refugia en la ironía ante la enésima petición de dimisión por Brugal

La regidora responde al portavoz de EU si él dimitirá en caso de que se archive la causa

Los cruces dialécticos entre la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, y el portavoz de Esquerra Unida, Miguel Ángel Pavón, a cuenta del caso Brugal se están convirtiendo en un clásico en los debates de esta legislatura. Pavón ha reclamado, preguntado y animado en los últimos plenos a Castedo a que dimita ante su primero implicación y ahora imputación en la rama del caso Brugal que investiga el supuesto amaño del Plan General de Alicante en favor del empresario Enrique Ortiz. Y las respuestas de Castedo son cada vez más irónicas y también más ácidas, a veces rayanas en lo personal.

Esta mañana, el salón de pleno ha sido de nuevo escenario de un nuevo cruce de palabras. El portavoz de Esquerra Unida (EU) en el Ayuntamiento de Alicante, Miguel Angel Pavón, ha preguntado a Castedo  si dimitirá en caso que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) abra juicio oral contra ella por la pieza del caso Brugal pero ésta ha replicado preguntando  al edil si él lo hará él en caso de que la causa sea archivada.

"Me pregunta por un futurible, es como si yo le pregunto a usted, por hacer una pregunta blanca para que no haya ningún tipo de malinterpretación, si se va a duchar mañana", ha manifestado la alcaldesa durante su turno de palabra, que a renglón seguido ha agregado que "sobre futuribles" no puede contestar.  "Cuando he tenido que contestar lo he hecho, usted lleva desde el principio negándome el derecho a la defensa. Y si lo archivan ¿va a devolver usted el daño que me ha hecho su partido, se va a ir por haber estado acusando durante cuatro años a una persona? Ha dicho que no con la cabeza, tampoco lo espero", ha resaltado la primera edil dirigiéndose al portavoz de EU. Castedo ha deseado a Pavón que "tenga que pasar exactamente por lo mismo, ni más ni menos", que ha pasado ella "durante cuatro años". "Se lo deseo a usted y a toda su familia, y ojalá lo pueda ver", ha enfatizado.

Previamente, y durante su intervención para formular la pregunta, el portavoz de EU ha subrayado que la situación judicial de la alcaldesa afecta tanto a su persona como a la ciudad, "por su empecinamiento en aferrarse al cargo y no dimitir". En este sentido, ha recalcado que los alicantinos "soportaron" durante los tres días en los que la primera edil declaró ante el TSJCV "el lamentable y bochornoso espectáculo de ver a la persona que ostenta la Alcaldía de la ciudad declarando como imputada por presunta corrupción, algo que nunca había ocurrido".

El pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado este miércoles, con los votos a favor del PP y de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), el convenio entre el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y el consistorio para la cesión de suelos que permitirán la ejecución de la segunda fase del Acceso Sur a la capital alicantina.

El acuerdo, con la oposición de los concejales del PSPV y de Esquerra Unida (EU), supondrá ahorrar los 30 millones de euros que costaría expropiar el terreno afectado por el convenio, según ha explicado en la sesión plenaria la portavoz del equipo de Gobierno, la popular Marta García Romeu.

Antes de la votación, un represente de varias asociaciones vecinales  de Alicante, como Gran Vía Sur-Puerto, San Gabriel, La Florida, El Templete de Benalúa o Alipark, ha intervenido en el pleno y ha leído un manifiesto en el que ha definido esta entrada a la ciudad como la "más internacional", por su conexión con el aeropuerto de El Altet o con la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI).

En este escrito, los colectivos han denunciado el "deplorable" estado en el que, en su opinión, se encuentra actualmente el acceso sur, el cual "provoca una pésima publicidad" hacia la capital alicantina, y han incidido en que los residentes de los barrios de la zona están "abandonados a su suerte, con conexiones tercermundistas". y entre sus propuestas, han abogado por la cesión del pabellón ferroviario situado junto a la antigua Estación de Murcia -futura sede de Casa Mediterráneo- para uso ciudadano, así como la elaboración de una tercera fase que haga posible que la infraestructura prevista comience a la altura de la sede de la OAMI.