Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luz verde al nuevo contrato que elimina la recogida de basuras los domingos

El Ayuntamiento calcula el ahorro medio en la tasa en tres euros al año para los madrileños

El Ayuntamiento de Madrid (PP) tiene previsto que los cerca de 90 contratos de servicios que tiene firmados con empresas (recogida de basuras, alumbrado, mantenimiento de calles, cuidado de parques, etcétera) queden reducidos a tan solo seis acuerdos en 2013, con un monto y duración mayores y un sistema de vigilancia cualitativo en vez de cuantitativo (por ejemplo, no se valora cuántas veces se recoge una papelera sino que nunca rebose); si la concesionaria no cumple, se le aplicarán sanciones y se le deducirá hasta un 31% del pago. Esta mañana ha dado un paso más con la aprobación de un contrato de basuras que agrupa a 13 ya existentes, y que permitirá ahorrar al menos un 16% respecto a 2012, en total 11 millones al año.

El contrato autorizado hoy, con un valor de 542,9 millones de euros por ocho años (ampliables otros dos), integra los servicios de recogida y transporte de residuos urbanos de la zona periférica; la instalación, mantenimiento y conservación de contenedores de toda la ciudad (incluidos los de recogida selectiva); la gestión de los puntos limpios; la recogida en mercados, centros sanitarios, eventos, grandes productores, y de animales muertos; la retirada de contenedores no autorizados y de residuos y saneamientos de viviendas y locales; y el sistema de recogida neumática de la Colonia de San Francisco Javier (Puente de Vallecas).

El cambio para los usuarios ya fue adelantado por la alcaldesa, Ana Botella, a finales de junio: el camión de la basura dejará de pasar en domingos y festivos a partir del próximo 1 de enero en toda la ciudad (el contrato del centro no vence hasta 2015, pero se asimilará al de la periferia para evitar agravios comparativos; de paso, se ahorrará casi un 5%). La recogida del contenedor amarillo (envases de plástico, de metal y de cartón), que se realizará únicamente tres días a la semana (lunes, miércoles y sábados; excepto festivos). La recogida de papel, vidrio, pilas y puntos limpios se hará “según demanda”. En el plazo de un año, se habrán instalado sensores en los contenedores de vidrio para avisar cuándo se llenen.

Estos cambios garantizan, según el plan de ajuste económico del Ayuntamiento, que los servicios se recorten hasta “un nivel mínimo de prestación, de manera que se produzca una reducción del gasto mediante la reducción de las prestaciones no estrictamente necesarias y la mayor eficiencia”. En el caso de la recogida de basuras, también podría suponer un ahorro para el ciudadano, puesto que es un servicio sufragado íntegramente por una tasa (reintroducida en 2009 por el anterior alcalde y ahora ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón).

El Ayuntamiento espera que la licitación de los nuevos contratos reduzca su coste un 8% (que podría ser un 15% si las empresas se pelean por obtenerlos). En junio, el delegado de Medio Ambiente, Movilidad y Seguridad, Antonio de Guindos, aventuró que el descenso total en el recibo estará “en el entorno del 6%”El recibo medio asciende, según los datos suministrados por el Ayuntamiento, a 59 euros. Así, la rebaja podría rondar los tres euros anuales.