BALONCESTO | LIGA ENDESA

Vasileiadis mueve la muñeca

El acierto del griego y la cabeza de Raúl López dan la cuarta victoria consecutiva al Gescrap

Hervelle (derecha) intenta pasar la pelota ante el alero del Blancos Rueda Nacho Martín.
Hervelle (derecha) intenta pasar la pelota ante el alero del Blancos Rueda Nacho Martín.Elías Morate (EFE)

La efectividad de Vasileiadis y el buen hacer en la dirección de Raúl López otorgaron la victoria al Gescrap Bizkaia, en un partido en el que los vallisoletanos siempre fueron a remolque y en el que pagaron la falta de acierto en los tiros de dos ante un rival mucho más centrado. El cuadro bilbaíno mostró una gran organización defensiva desde el primer minuto, lo que propició que los vallisoletanos cometieran imprecisiones, que fueron bien aprovechadas por los vascos para tomar las riendas del juego y, por ende, del electrónico, que en el minuto 5 ya mostraba un 3-9.

BLANCOS DE RUEDA 70 - GESCRAP 76

Parciales: 13-19, 18-24, 18-13, 21-20

Blancos de Rueda: Renfroe (9), Grimau (-), Mohammed (3), Martín (10), Hunter (3) —cinco inicial—, Tripkovic (24), O'Leary (10), Sinanovic (10), Cizauskas (1) y Navarro (-).

Gescrap: Zisis (4), Vasileiadis (24), Mumbrú (10), Hervelle (4), Hamilton (12) —cinco inicial—, Rakovic (4), Raúl López (14), Moerman (-), Grimau (4) y Pilepic (-).

Árbitros: Conde, Pérez Pérez y Martínez Fernández. Eliminado Renfroe (m. 39), del Blancos de Rueda.

4.700 espectadores en el pabellón Pisuerga

Roberto González solicitó un tiempo muerto, para intentar frenar el empuje visitante y reorganizar a sus jugadores, pero el conjunto vasco, entonces dirigido por Zisis, mostró su calidad a través de jugadores como Mumbrú o Vasileiadis para otorgar una ventaja de once puntos a su equipo (8-19). La entrada en pista de Sinanovic aportó más consistencia al juego interior local lo que, unido a la efectividad en el tiro exterior, permitió al Blancos de Rueda recortar diferencias para finalizar el primer cuarto con 13-19. Tras la reanudación, el Blancos de Rueda apretó los dientes y consiguió sorprender al cuadro vasco (37-43), por lo que Katsikaris tuvo que solicitar un receso para parar la reacción local, lo que consiguió a través de Raúl López, todo un referente para su equipo, quien administró bien el balón y supo aportar templanza a sus compañeros cuando el cuadro local se aproximaba en el marcador.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS