Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Basagoiti pretende que Mari Mar Blanco mantenga su escaño en la Cámara vasca

La Junta Directiva del PP cierra filas con su presidente después del fiasco del 21-O

Basagoiti (en el centro) recibe el aplauso de Alfonso Alonso, Iñaki Oyarzábal, Arantza Quiroga y Antón Damborenea (desde la izquierda) al inicio de la Junta Directiva del PP vasco en Bilbao. Ampliar foto
Basagoiti (en el centro) recibe el aplauso de Alfonso Alonso, Iñaki Oyarzábal, Arantza Quiroga y Antón Damborenea (desde la izquierda) al inicio de la Junta Directiva del PP vasco en Bilbao. efe

El PP vasco recibió un mazazo la noche del domingo, cuando Mari Mar Blanco perdió su escaño en el Parlamento de Vitoria. La hermana de Miguel Ángel Blanco —el concejal popular de Ermua asesinado por ETA asesinado por ETA en 1997— se presentaba en sexto lugar por Álava y se quedó a apenas 700 votos de revalidar el puesto que logró por vez primera en las pasadas autonómicas.

Ahora, Antonio Basagoiti va a intentar seguir contando en la Cámara con quien representa un símbolo para el partido —es, por ejemplo, vocal de la ejecutiva nacional por designación expresa de Rajoy— y para las víctimas del terrorismo. Su pretensión es que la lista corra para que ya desde el inicio de la legislatura Blanco pueda tener un hueco. Por ahora, esa intención no ha pasado de un estado embrionario, hasta el punto de que algunos de quienes iban por delante de ella en la papeleta conocieron ayer estas pretensiones por los medios de comunicación.

Los cinco electos del PP por Álava son su número dos en Euskadi, Iñaki Oyarzábal; el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, quien se estrena en el Legislativo autónomo, y tres parlamentarios que revalidaron su escaño en las urnas: Laura Garrido, Carmelo Barrio y María del Carmen López de Ocáriz. La intención de Maroto, el único de ellos con otro puesto de elección popular, es mantener su escaño durante toda la legislatura, según ratificó ayer, indican fuentes populares.

Este relevo no fue tratado ayer en la reunión que la Junta Directiva del PP vasco, su máximo órgano entre congresos, celebró en Bilbao para analizar los resultados electorales. Sus miembros cerraron filas con Basagoiti, al que recibieron con una cerrada ovación, sin que se plantease ninguna discrepancia de calado tras la pérdida de tres escaños y más de 16.000 votos con respecto a las pasadas autonómicas, aunque no todos los presentes comulgan con la estrategia que se ha seguido.

Reforzado por el apoyo expreso de Rajoy y la dirección nacional, Basagoiti trasladó a los reunidos el mensaje de que hay que mantener al ser correcta la política que se ha seguido y una idea de estabilidad: seguirá “tirando del carro”, en expresión de uno de los asistentes hasta el próximo congreso del PP vasco. Este cónclave está previsto para 2015, pero en el aire queda la opción de un adelanto, en función de cómo gestione Basagoiti su sucesión.

Más información