Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Fernández ve razonable que España pida el rescate

El presidente de Kutxabank achaca el retraso al coste político

El presidente de Kutxabank, Mario Fernández, ayer en Vitoria.
El presidente de Kutxabank, Mario Fernández, ayer en Vitoria. EFE

El presidente de Kutxabank, Mario Fernández, dijo ayer, un día después de la cumbre europea de Bruselas en la que se pactó el calendario para la puesta en marcha del supervisor bancario único, que sería “razonable” que España pidiese el rescate a la Unión Europea lo antes posible. Pero a renglón seguido dijo comprender perfectamente las dudas del presidente del Gobierno a la hora de solicitarlo, ante algunos movimientos de la Canciller alemana Angela Merkel, que quiere reservar para Alemania una última baza a la hora de imponer las condiciones de ese rescate a España.

Minutos antes de ofrecer una conferencia en el Foro de Auditoría 2012, organizado por la Agrupación del País Vasco del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, el Colegio Vasco de Economistas y el Colegio de Titulados Mercantiles y Empresariales del País Vasco, el presidente del banco fruto de la fusión de las tres cajas vascas explicó que, antes de tomar una decisión de ese calado Rajoy tiene que saber con precisión “cuál es el coste político” de esa operación.

Fernández recordó que el sistema financiero español no recibió ninguna ayuda cuando el resto de las entidades europeas sí lo hicieron en el bienio 2008-2009. “Aquí entonces estábamos en Disneylandia. No había crisis, la crisis la tenían los demás. Aquí el presidente del Gobierno [José Luis Rodríguez Zapatero] decía que teníamos el sistema financiero más solvente del mundo y que no necesitábamos nada”, recordó. “El problema del sistema español es que no recibió ayudas entonces”, dijo tras subrayar que la UE repartió en ayudas al sector en torno al 38% PIB de la UE —14,58 billones en 2010— es decir en torno a 5,4 billones de euros. “Entonces se dieron las ayudas sin ningún problema y sin ninguna condicionalidad”, recordó.

El presidente también se ha referido a la decisión de los líderes de la UE de aprobar antes del 1 de enero de 2013 el marco legal para la creación del supervisor bancario único y para desarrollar su capacidad operativa a lo largo de ese año. El presidente del banco vasco criticó la falta de concreción en los plazos para la puesta en marcha de forma de ese instrumento porque “la falta de certeza en la situación que tiene España es una pésima noticia”.