La policía vuelve a desalojar el antiguo centro okupado Casablanca

Unas horas después de recuperar el control del edificio, los jóvenes son expulsados

Un coche patrulla, delante del centro social Casablanca.
Un coche patrulla, delante del centro social Casablanca.CLAUDIO ÁLVAREZ

La policía ha desalojado el edificio del centro de Madrid que había sido okupado unas horas antes, la tarde del viernes. A las 19.23, un grupo de jóvenes entró y se hizo con el número 23 de la calle de Santa Isabel, hasta hace un mes sede del centro social okupado Casablanca. Durante unas horas el inmueble volvió a albergar a una avanzadilla de okupas que aprovechó la falta de vigilancia de la festividad del 12 de octubre para desplegar desde sus ventanas una pancarta con un nuevo nombre para su proyecto: centro social okupado Magerit.

La reokupación del edificio se ha mantenido hasta aproximadamente las doce de la noche, cuando la policía ha regresado pertrechada con cascos y equipos de intervención, ha derribado la puerta y procedido a la identificación de 75 personas que encontró dentro, además de otras cinco que se ha llevado a comisaría para identificar. Con la intención de evitar que el edificio vuelva a ser tomado, un grupo de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP, antidisturbios) ha quedado a su custodia.

Efímera okupación

Durante toda la tarde, la zona estuvo recorrida por tensiones en torno al edificio. Cuando los jóvenes irrumpieron en él, ante la fachada se concentró un grupo de simpatizantes pidiendo que se les unieran transeúntes para contrarrestar la presencia de los seis furgones de la UIP que se acercaron al lugar. Los agentes vigilaron la zona hasta comprobar el número de ocupantes. Los okupas y sus seguidores mandaron mensajes por las redes sociales, en especial por Twitter, solicitando que fuera todo aquel que pudiera para impedir que los antidisturbios desalojaran el inmueble. Alrededor de las ocho de la noche, los policías se marcharon mientras los congregados cantaban "un desalojo, otro okupación". También se escuchó "todos somos antisistema" desde la terraza del nuevo centro. Tres horas después los antidisturbios regresaron para proceder a la operación de vaciado del inmueble.

El primer desalojo del centro Casablanca, situado en el número 23 de la calle de Santa Isabel, se produjo a las ocho de la mañana del pasado 19 de septiembre, cuando no había nadie en su interior. El centro fue tomado en abril de 2010, al igual que otros inmuebles de la capital para protestar contra la especulación de algunos propietarios. El día de la anterior intervención policial acudió un centenar de personas y una de ellas fue detenida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Anteriormente el edificio albergaba 26 viviendas de lujo situadas entre la Filmoteca, el Museo Reina Sofía, la calle de Atocha y Lavapiés. Aunque llevaba más de un año activo cuando los indignados salieron a la calle, en mayo de 2011, pronto se convirtió en uno de los puntos de reunión de sus miembros más activos.

Fue allí que se perfilaron los últimos detalles del primer aniversario del 15-M o, más recientemente, donde se han organizado algunas de las reuniones del pasado 25-S, día en que algunos militantes han llamado a rodear el Congreso, convocatoria que se ha encontrado con la oposición frontal de Delegación de Gobierno. En la última semana, cuatro de sus organizadores han sido detenidos y el domingo la policía identificó a unas 40 personas de este colectivo que estaban reunidas en el Retiro.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS