Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estructuras cristalinas que no salen en los libros de texto

La Politécnica de Valencia y el Naval Research Laboratory desarrollan nuevas lentes para "manipular la luz y el sonido"

Investigadores del Grupo de Fenómenos Ondulatorios de la Politécnica de Valencia.
Investigadores del Grupo de Fenómenos Ondulatorios de la Politécnica de Valencia.

Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y el Naval Research Laboratory de Estados Unidos han desarrollado un nuevo tipo de estructuras cristalinas –cristales fotónicos radiales en dos dimensiones- que abren una nueva vía para la manipulación de la luz y el sonido. “Este trabajo supone la confirmación de un nuevo tipo de estructuras cristalinas que no estaban descritas en los libros de texto. Sus propiedades pueden deparar aplicaciones interesantes en el campo de las ondas acústicas como en el de las electromagnéticas”, señala el coordinador del Grupo de Fenómenos Ondulatorios de la UPV, José Sánchez-Dehesa.

Esta nueva vía para la “manipulación de la luz y del sonido” permite, desde el punto de vista aplicado, determinar la frecuencia y posición de las ondas electromagnéticas que detectan los prototipos diseñados por el grupo de investigación.

Se trata de los “dos primeros prototipos a nivel mundial de cristales fotónicos radiales en dos dimensiones”. Según Sánchez-Dehesa, “estas estructuras son de especial relevancia para el desarrollo de nuevas tecnologías de antenas y sensores tanto en el campos del electromagnetismo como en el de la acústica”.

El trabajo fue publicado el pasado mes de agosto en la revista Nature Scientific Reports. Se trata de la primera demostración experimental de este tipo de dispositivos, que fueron propuestos de forma teórica en el año 2009 por los investigadores de la Politècnica de València.

“La demostración la hemos hecho con ondas electromagnéticas en el rango de las microondas, pero ahora queremos demostrarlo para ondas acústicas, lo que supone todo un reto porque no hay materiales acústicos con propiedades equivalentes a los empleados para ondas electromagnéticas”, señala José Sánchez-Dehesa, coordinador del equipo de trabajo del Grupo de Fenómenos Ondulatorios de la UPV.