Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda fuerza a Mas a hablar de los recortes de su Gobierno

Socialistas e Iniciativa recuerdan los 3.000 maestros menos y las listas de espera

La izquierda fuerza a Mas a hablar de los recortes de su Gobierno

El mantra soberanista que domina el debate político catalán quedó aparcado este miércoles por unas horas en el debate de política general después de que la izquierda parlamentaria arremetiera contra Artur Mas por los recortes realizados en educación, sanidad y servicios sociales durante sus dos años de Gobierno.

El portavoz del Partit dels Socialistes (PSC), Xavier Sabaté, fue taxativo cuando acusó al presidente de la Generalitat de “dejar una Cataluña rota socialmente, un país de dos velocidades”, dijo, que Cruz Roja califica de “desafío humanitario”. Sabaté recordó los 800.000 parados que hay en Cataluña, un 20% más que hace dos años, el aumento de las listas de espera quirúrgicas, así como la reducción en un 18% de las aportaciones a la universidad pública y de las becas comedor.

También dijo que el inicio de este curso escolar en Cataluña ha sido el peor desde que hay democracia, con 3.000 maestros menos y 30.000 alumnos más. En otro momento, el representante socialista comparó la gestión de Mas con la de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, por “gobernar para los poderosos, las clases acomodadas y pisotear a los trabajadores”.

El presidente de la Generalitat replicó que solo había oído críticas y tiró de tópico al recordar la herencia recibida de los Gobiernos de José Montilla y de José Luis Rodríguez Zapatero. “Alguna responsabilidad tienen ustedes en todo esto, ¿no?”, se preguntó Mas, quien en otro momento de su discurso también citó los recortes realizados por el presidente francés, François Hollande

Los socialistas Marina Geli y Xavier Sabaté, en un descanso del debate.
Los socialistas Marina Geli y Xavier Sabaté, en un descanso del debate.

Iniciativa (ICV-EUiA) insistió en su inequívoca oposición a los recortes, un rechazo contundente del que ha hecho gala toda la legislatura. Los ecosocialistas aceptan el derecho a la autodeterminación, pero no tolerará que la campaña de Mas esté polarizada y esconda los efectos del tijeretazo. “Usted describió un país muy alejado de la realidad. Claro que hay cosas positivas, pero lo que hay es mucho sufrimiento, y mucho dolor. Mucho, como nunca”, enfatizó Joan Herrera, quien acusó a Mas de ser un “dogmático” de los recortes.

El líder ecosocialista combinó la descripción de casos personales con la retahíla de cifras que dejan los recortes de Mas y dudó de su eficacia: “La consecuencia es que se han incrementado las desigualdades. Y todo esto ha servido para moderar el déficit el 0,93% el último año”, le espetó Herrera, que concluyó: “Hay una parte de Cataluña que no aguanta Mas”.

La excepción de la izquierda llegó de Esquerra Republicana (ERC). Si bien aludió al tijeretazo, su denuncia no fue tan extensa como la de PSC e ICV. Lanzado a colaborar en el proceso secesionista abierto por Mas, ERC solo alertó, por boca de su líder parlamentario, Joan Puigcercós, que el presidente catalán solo logrará su objetivo si “piensa en la gente, en la cohesión social”. Donde sí puso el dedo en la llaga Puigcercós fue en los casos de corrupción que afectan a CiU: “Determinadas malas prácticas y la corrupción son incompatibles con un proceso como este”, dijo. Fue su último discurso y se fue emocionado, diciendo luchar por “Cataluña libre”.

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, también criticó la “mala gestión” de Mas y subrayó el “fracaso del Gobierno” que, según sus cálculos, acaba esta legislatura con “los peores datos”, informa Elise Gazengel.