El adelanto coge al PSC sin candidato claro y con un programa por definir

La dirección se inclina por descartar las primarias y que decida el Consejo Nacional Los socialistas han de concretar en qué consiste su nuevo federalismo.

Pere Navarro, en el centro, en la tribuna de invitados del parlament. Detrás de él, Oriol Junqueras.
Pere Navarro, en el centro, en la tribuna de invitados del parlament. Detrás de él, Oriol Junqueras.MARCEL·LÍ SÀENZ

Tras el adelanto electoral anunciado ayer por Artur Mas, el PSC trabaja contra reloj para definir su programa electoral, además de decidir qué candidato presentan y por qué sistema lo eligen. Quizás demasiadas interrogantes por despejar en tan solo mes y medio, el tiempo que resta para que empiece la campaña electoral.

El escenario que vive el PSC es insólito en la historia del partido y en el conjunto de la política catalana, pues el resto de fuerzas políticas tienen candidatos claramente definidos a falta de ratificación y programas más o menos identificables por la sociedad.

En el PSC no ocurre nada de todo eso. El liderazgo de Pere Navarro no ha cuajado en los nueve meses que lleva al frente del partido y a estas horas no está claro ni qué sistema utilizarán los socialistas para escoger a su candidato, ni quién será.

Sobre el proceso de elección parecen descartadas las primarias a la francesa (voto de militantes, simpatizantes y ciudadanía) por falta de tiempo material para que ese proceso insólito en la democracia puede desarrollarse con éxito. Esa opinión la comparte no solo la dirección del partido, sino Àngel Ros, alcalde de Lleida, y la diputada Laia Bonet, poco sospechosos de estar alineados con Navarro. No opina así Montserrat Tura, quien ha reclamado que haya primarias para presentarse.

Otra opción serían unas primarias con limitaciones, en las que voten militantes y simpatizantes, como las que se realizaron hace año y medio para elegir al alcaldable del PSC en Barcelona y que ganó Hereu frente a Tura. Para ese proceso se requieren unas cinco semanas, pero tampoco parece que ese escenario tenga muchas posibilidades de prosperar entre la dirección socialista,

Así las cosas, el escenario más probable que se baraja en la calle de Nicaragua es que acabe decidiendo el Consejo Nacional del PSC, el máximo órgano entre congresos. Sería una votación secreta entre unos 430 cargos y militantes del partido que decidirían entre los candidatos que se presenten. Pero el Consejo Nacional debe tomar la decisión a partir de una propuesta de la ejecutiva, que se reunirá el próximo lunes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Como el calendario es tan apretado, la elección del candidato del PSC a la Generalitat no se debería demorar más allá del fin de semana del 7 de octubre, con el fin de poder presentar ya al candidato ante la opinión pública. Y entonces faltará únicamente un mes para que empiece la campaña electoral, un escenario nada propicio en medio del tsunami secesionista que domina el discurso político en Cataluña.

El candidato que tiene más números es Pere Navarro si, como parece casi seguro, decide presentarse. Queda por ver si Tura o Ros, que también se postuló en caso de que hubiera primarias, deciden mantener sus opciones o tiran la toalla. Y tras la elección del presidenciable llegará la elaboración de las listas electorales, en la que nadie duda que habrá una gran renovación y la actual bancada socialista de 28 diputados será expurgada a fondo.

Más allá del candidato, el PSC también ha de definir a contra reloj en qué consiste su apuesta por ese nuevo federalismo que reclaman y la necesidad de abrir un nuevo pacto constituyente como el de 1977, anunciado por Navarro hace unos días. Entre el españolismo del PP y el soberanismo más o menos matizado del resto de fuerzas políticas, el PSC sigue pendiente de formular un discurso que supere la ambigüedad y la equidistancia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS