Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia CF no reanudará las obras de su nuevo estadio al marcharse Bankia

Bankia abandona la sociedad Newcoval, que debía reanudar las obras del nuevo estadio

El grupo financiero da por roto el pacto suscrito con el club deportivo

El nuevo estadio del Valencia, cuyas obras están paralizadas desde 2009.
El nuevo estadio del Valencia, cuyas obras están paralizadas desde 2009.

El escenario financiero del Valencia CF se oscurece. Bankia, grupo intervenido por el Banco de España, abandona la sociedad Newcoval, creada al 50% por la entidad financiera y la promotora valenciana Aedifica, encargada de reanudar las obras del nuevo estadio del Valencia.

Bankia entiende que su socia Aedifica ha incumplido el pacto que cerraron el pasado diciembre y que permitía al club reestructurar su deuda y reanudar las obras de su nuevo estadio a cambio del patrimonio del club. Según el acuerdo, el Valencia saldaba su deuda de 250 millones de euros con la entidad financiera y se procuraba los fondos necesarios para acabar el nuevo campo, cuyas obras se interrumpieron por falta de liquidez en 2009.

El presidente del club, Manuel Llorente, ha dicho que no tiene constatación oficial de la ruptura de Bankia pero reconoce esa es su intención. Según el presidente, la prioridad es acabar el estadio y que, si es preciso, el club buscará alternativas. "Legalmente, tenemos toda la fuerza", ha dicho Llorente.

El club se queda con un préstamo de más de 200 millones de euros de Bankia y otros de 25 millones del Banco de Valencia que han vencido y se han prorrogado hasta final de año. El club no puede devolver estas cantidades en plazo, por lo que si el grupo financiero decide exigírselas, deberá ejecutar los avales dados a la operación y quedarse con el Mestalla. Si el conflicto llega a los tribunales, el proceso puede ser largo y complicado.  

Hace cinco años, el Valencia comenzó entre fanfarrias las obras del nuevo Mestalla, un estadio de 75.000 espectadores a inaugurar en 2009. El 25 de febrero de ese año, sin embargo, la constructora (la UTE formada por Bertolín y FCC) paró las obras por impagos del club. Después de invertir en él unos 150 millones, quedan otros tantos.

La idea de un nuevo campo partió de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. En la final de Champions que enfrentó en 2001 en Milan al Valencia con el Bayern, la regidora pidió al entonces dirigente de la UEFA Lennart Johansson que quería acoger una final y Johansson le respondió que para eso necesitaba un estadio cinco estrellas. Y ahí comenzó todo.