Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las farmacias cobrarán el copago pendiente a partir del 1 de octubre

Boi Ruiz dice que la medida supondrá el ingreso de un millón

El consejero de Salud, Boi Ruiz.
El consejero de Salud, Boi Ruiz.

Ya hay fecha para que las farmacias catalanas empiecen a cobrar a los usuarios la parte del copago que no se aplicó los meses de julio y agosto. El consejero de Salud, Boi Ruiz, anunció ayer que la fecha será el próximo 1 de octubre y que supondrá unos ingresos aproximados de un millón de euros que no se habían cobrado entonces. La fecha se ha ido retrasando. En un primer momento, Salud informó de que empezaría a cobrar el copago diferido a los pensionistas en septiembre; más tarde, concretó que lo haría el día 17 de ese mes, y ahora, aplaza el cobro al 1 de octubre, tras un acuerdo alcanzado con el Colegio de Farmacéuticos de Cataluña.

“Entendemos que es más fácil hacerlo con meses completos”, justificó Ruiz en una entrevista en Catalunya Ràdio. El consejero explicó que cobrarán a los ciudadanos el copago por renta —que no se aplicó en julio, y a los pensionistas, en agosto— “para cumplir” que no harían “avanzar el dinero a nadie, sino al revés, que el ciudadano tuviera el dinero”. “Creemos que no será muy difícil y que lo aplicaremos sin incidencias, porque lo tenemos muy atado con los farmacéuticos”, añadió.

A partir del 1 de octubre, pues, los usuarios que vayan a retirar fármacos con receta deberán abonar, además de lo que compren en ese momento, las cuotas correspondientes a los productos que compraron el pasado julio. En el caso de los pensionistas, ese pago atañe a los meses de agosto y septiembre. La decisión de no cobrar esas cuotas entonces se debió a problemas técnicos. La Generalitat tenía poco margen para adecuar los sistemas informáticos y aplicar en su totalidad el copago farmacéutico, de modo que optó por aplazar el cobro de las nuevas aportaciones en función de la renta cuando entró en vigor la medida, el pasado 1 de julio.

En la misma entrevista, Boi Ruiz aseguró que, si Cataluña fuese independiente, tendría “una sanidad mejor” porque no debería “estar pendiente cada mes de si llega a tiempo en la cantidad suficiente la transferencia del Estado”. Según Ruiz, la independencia permitiría a la Generalitat disponer de “una caja propia”, por lo que podría hacer frente con más facilidad a los pagos. El consejero ha defendido, además, que el sistema catalán de salud podría funcionar sin la ayuda del español.