_
_
_
_

Los partidos vascos se refugian en la aplicación de la ley sobre Bolinaga

Carlos Urquijo dice que permanecerá vigilante y que la decisión es reversible

Jon Garai, portavoz de la asociación a favor de los presos de ETA Herrira, a las puertas del Hospital Donostia.
Jon Garai, portavoz de la asociación a favor de los presos de ETA Herrira, a las puertas del Hospital Donostia.Javier Etxezarreta (EFE)

La mayoría de los partidos políticos vascos entienden que la aplicación de la ley justifica la decisión final de la puesta en libertad condicional del preso de ETA Iosu Uribetxebarria Bolinaga, enfermo de cáncer e ingresado ya en planta en el Hospital Donostia. La principal diferencia estriba, no obstante, en valorar el momento de la definitiva decisión judicial.

A excepción de la izquierda abertzale, el resto de fuerzas tampoco quiere ahondar en el caso Bolinaga porque sabe que es un terreno abonado para quienes hasta ahora han estado muy cerca de la comprensión de la violencia etarra. Quizá así se explique, por ejemplo, la concisa respuesta ofrecida ayer, en Bilbao, por el lehendakari, Patxi López: “se ha aplicado la ley y queda demostrado que el Estado de Derecho es infinitamente superior, moral, ética y humanitariamente que los terroristas”.

Desde el PNV, en cambio, se hace una interpretación sobre el juego político al que, según Andoni Ortuzar, presidente del Bizkai Buru Batzar (BBB), se asiste desde las posiciones de la izquierda abertzale y de la derecha, por parte del PP. Para Ortuzar, en definitiva, “se ha perdido mucho tiempo”. En su opinión, este asunto obligará al PP a hacer un “esfuerzo de equilibrio” con las víctimas y al presidente del partido en Euskadi, Antonio Basagoiti, a practicar ahora “el sonsonete de la equidistancia” de la que ha acusado durante años al nacionalismo.

Precisamente para el próximo martes se espera la presencia de Mariano Rajoy en el acto de homenaje del PP a Miguel Ángle Blanco, concejal de Ermua asesinado por ETA. Se trata de un acto donde la organización popular quiere cerrar filas en torno a un tema nuclear como es el terrorismo máxime ahora que se abre el período electoral en el País Vasco.

Herrira aplaza un acto en el penal de Teixeiro para evitar a la AVT

En la izquierda abertzale se comparte una lógica satisfacción por la libertad condicional de Uribetxebarria. El diputado de Amaiur y abogado en los últimos años de varios miembros de Segi Iker Urbina considera “una buena noticia” la excarcelación porque entiende “lógica” la decisión, aunque criticó que “llega tarde” porque la situación del preso se ha vuelto “irreversible”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Esta línea argumental se mantiene en el resto de organizaciones relacionadas con la izquierda radical. Desde Etxerat, el colectivo de familiares y allegados de presos de ETA, la exc arcelación “llega tarde” y ya reclaman a puesta en libertad de “los otros 13 presos de ETA con enfermedades graves”.

Herrira, surgido para reclamar los derechos de los presos, también considera que se ha “apurado el sufrimiento” de Uribetxebarria. Precisamente este grupo ha suspendido el acto previsto para mañana en la cárcel de Teixeiro (A Coruña) ya que coincidiría con la marcha de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y así quieren “evitar la confrontación”.

En posiciones contrarias sobre esta controvertida decisión judicial relativa a la libertad condicional de Uribetxebarria se sitúa principalmente el delegado del Gobierno en Euskadi, Carlos Urquijo, quien se apresuró ayer a advertir de su postura “vigilante” para que el preso etarra cumpla las reglas de conducta que recoge el auto judicial ya que, recuerda, es “reversible”.

En declaraciones a Europa Press, Urquijo ha puntualizado que pese a que la decisión de la Audiencia Nacional “se trate de vender como un triunfo, un logro absoluto de Batasuna”, la nueva situación penitenciaria se ha establecido en aplicación “pura y dura” del Estado de Derecho. Además, ha recordado que la libertad condicional no supone “libertad plena” para el recluso, sino “una modalidad más de cumplimiento de condena. No está en libertad”, precisó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_