Estas vistas cuestan dos euros

El Palacio de Cibeles empieza a cobrar por subir a su mirador CentroCentro espera obtener 200.000 euros y cubrir así gastos de mantenimiento y personal

El mirador del Palacio de Cibeles ofrece una perspectiva única de la plaza
El mirador del Palacio de Cibeles ofrece una perspectiva única de la plazaCARLOS ROSILLO

Scott y Jackie, una pareja de unos 40 años de Glasgow (Escocia), dudan de la periodista que les dice que subir al mirador del Palacio de Cibeles cuesta dos euros. “Pero sí ahí pone que es gratis”, señala Scott. El “free admission” (entrada gratuita) ha sido tapado con cinta negra, pero sigue leyéndose perfectamente. “Pensábamos venir mañana, y pagaremos, pero da un poco de rabia saber que hasta ayer era gratis”, sonríe Jackie. En realidad se lo ahorrarán, porque los miércoles es gratis. Nuria y Esther, dos amigas madrileñas recién salidas de la exposición de Rafael en El Prado, se lo piensan y al final se van sin las vistas. “Deberíais poner abajo que es todo gratis menos esto”, le dicen a la chica que pide las entradas. “Nosotras ya pagamos todo esto con impuestos”, añaden.

CentroCentro llevaba varios días anunciando en su página web que a partir del día 4 subir a su mirador, hasta ahora gratis, iba a costar dos euros (0,50 para los niños). Pese a que se podía leer allí, el vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, no lo reconoció el pasado día 28, cuando únicamente admitió que el Ayuntamiento se lo estaba planteando. En realidad, la idea de cobrar entrada es antigua —había hasta unas tarifas aprobadas— pero hasta ahora no se había puesto en práctica. Ha sido el nuevo director de CentroCentro, Tono Martínez, el que ha dado el paso. Y lo defiende, pese a críticas como la de IU, que ve “afán recaudador”.

“No hay ningún mirador en ninguna ciudad del mundo en el que no se cobre”, dice Martínez. Y el de Cibeles no es uno cualquiera: se puede contemplar la ciudad en 360 grados a 70 metros de altura. “Mejor que los de Telefónica o el Círculo de Bellas Artes”. Y está la cuestión de los gastos. Con las entradas, que la mayoría de turistas pagaban ayer sin preguntar nada, espera ingresar 200.000 euros al año. Así se pagarán los gastos que genera. “Solo el mantenimiento de los ascensores cuesta 40.000 euros al año”, explica. “Y ahora la visita es mejor”, añade: ha pasado de 15 a 30 minutos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Elena G. Sevillano

Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS