La policía sigue buscando pruebas en Las Quemadillas

Los agentes rastrean la zona donde Bretón hizo la hoguera

José Bretón, el padre sospechoso de haber hecho desaparecer a sus hijos quemando sus cuerpos en una hoguera, ha regresado este martes a la finca de Las Quemadillas, en Córdoba. Allí es donde en octubre se recogieron unos restos óseos que, en principio, fueron identificados por la policía científica como pertenecientes a pequeños animales. Casi 11 meses más tarde, tres nuevos informes han determinado que son de niños de edades que encajan en la de los dos hermanos cuando desaparecieron: seis y dos años.

El furgón que ha llevado a Bretón de la cárcel de Córdoba —donde permanece en prisión preventiva desde el 21 de octubre— ha llegado a la finca hacia las cinco de la tarde. El vehículo no ha entrado por el portón principal de la propiedad, perteneciente a los padres del sospechoso, sino por una entrada secundaria que va directamente al naranjal. Es allí donde Bretón prendió la hoguera. Solo pocas horas después, denunció la desaparición de sus hijos en un parque de la otra punta de la ciudad.

La operación, que se inició a las cinco de la tarde, apenas duró una hora

El rastreo apenas ha durado una hora. A su salida, Baldomero Sánchez de Puerta, representante legal de Bretón, no dio más detalles sobre los trabajos efectuados. “La defensa no hará declaraciones hasta conocer los informes que se han realizado. No tenemos ninguno de los documentos”, ha señalado.

El último de los informes que afirma que los huesos y dientes encontrados pertenecen a niños ha sido elaborado por el Instituto Nacional de Toxicología y expertos de la Universidad Complutense de Madrid. El estudio corrobora los informes efectuados por el forense Francisco Etxeberria y el paleontólogo José María Bermúdez de Castro. Ambos echaban por tierra el primer informe de la policía científica, que señalaba que los huesos eran de animal.

Con las nuevas pruebas, el juez ha autorizado un nuevo rastreo en Las Quemadillas para buscar más indicios en la hoguera y en el entorno de la hoguera que refuercen la tesis de que Bretón pudiese haber asesinado a sus hijos. Los especialistas del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses han pedido estas muestras para intentar analizar las diferencias entre los sedimentos recogidos la semana pasada dentro de la hoguera y compararlos con los de los alrededores, informa Europa Press. Este instituto se encarga de elaborar los dos informes pedidos por Rodríguez Lainz, y que deben determinar, en primer lugar, si los restos hallados son humanos, y en segundo lugar, tratar de extraer el ADN.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS