Enfrentamientos en La Florida

La policía detiene a cuatro personas por altercados en el barrio de L’Hospitalet

Zona en la que se quemaron contenedores el viernes en el barrio de La Florida de L'Hospitalet.
Zona en la que se quemaron contenedores el viernes en el barrio de La Florida de L'Hospitalet.MARCEL·LÍ SÀENZ

“Ellos llamaron a los suyos y nosotros llamamos a los nuestros”. Es el breve resumen que hace un joven dominicano apoyado en un coche, en el barrio de La Florida de L’Hospitalet de Llobregat. Los vecinos de la zona asistieron atónitos la noche del viernes al sábado a un enfrentamiento entre Guardia Urbana, Mossos d’Esquadra y la comunidad dominicana de la zona.

Los incidentes empezaron pasadas las diez de la noche. Según la versión del Ayuntamiento, una patrulla de la Guardia Urbana llamó la atención a un hombre que tenía la música alta en el coche. “Era un grupo de chavales que estaba haciendo botellón”, cuenta Antonio Porcel, de 54 años, que regenta un bar en la zona. A partir de ese momento, las versiones divergen. Según los jóvenes dominicanos, un agente golpeó a uno de ellos. Según varias fuentes policiales, el hombre se resistió a las autoridades. En cualquier caso, la situación se descontroló, empezaron las carreras, y la policía local pidió ayuda a los Mossos.

Varios jóvenes huyeron por los bloques de La Florida. “No sé cómo lo hicieron, si por el móvil o qué, pero en un momento se juntaron 200 personas en la calle contra la policía”, sigue Porcel, que cuenta que vio como varios de ellos cruzaron contenedores en la avenida de Catalunya para evitar que los agentes se acercasen a las inmediaciones del metro, donde se desató el conflicto. Los Bomberos de la Generalitat también intervinieron para apagar tres contenedores y una motocicleta que ardieron. El Sistema de Emergencias Médicas asistió a una mujer con una crisis de ansiedad.

Desde las ventanas empezaron a lanzar “botes de tomate enteros”, según Porcel, piedras y botellas contra los agentes, algo que confirman distintas fuentes policiales. “Los vecinos de aquí fuimos bajando para quitar los coches por temor a que ocurriese algo”, sigue el propietario del bar. Una mujer, que prefiere no decir su nombre, lamentó la frecuencia con la que ocurren este tipo de incidentes. Finalmente, tuvieron que acudir unidades de antidisturbios de los Mossos d’Esquadra para intentar apaciguar los ánimos, que estuvieron exaltados hasta la madrugada. La policía detuvo a R. A. M., de 23 años; a L. D. R. B., de 33 años, y a V. R. R., de 24.

Al día siguiente, detuvieron también a un menor que se encontraba en una de las ventanas del edificio desde el que se increpó y se lanzaron cosas a la policía. “No hizo nada y eso se demostrará”, zanjó su hermana desde el interfono del piso. Fuentes de la policía catalana lamentaron la falta de organización para abordar los problemas en el barrio de La Florida. Según Porcel, no es la primera vez que una identificación acaba en altercados, pero sí la más grave. La alcaldesa de la ciudad, Nuria Marín (PSC), aseguró a través de Twitter que no permitirá “actos vandálicos” y que la policía actuó con “contundencia”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS