CC OO y UGT rearman el discurso de los parlamentarios socialistas

Francisco Molina y Conrado Hernández denuncian una total ausencia de diálogo con el Consell Los dirigentes sindicales abren unas jornadas del PSPV bajo el lema 'La fuerza de las personas'

Ximo Puig, Paco Molina y Conrado Hernández, en la sede del PSPV.
Ximo Puig, Paco Molina y Conrado Hernández, en la sede del PSPV.jordi vicent

"No caben medias tintas”, reiteró Paco Molina, secretario general de CC OO. “La lucha continúa”, apostilló Conrado Hernández, máximo responsable de UGT. Los dirigentes de las dos formaciones sindicales mayoritarias en la Comunidad Valenciana ofrecieron el jueves a diputados y senadores del PSPV un análisis contundente de la situación económica presente como primer plato de las jornadas organizadas por la dirección del PSPV para abrir el curso político. Bajo el lema La fuerza de las personas, los dos representantes de “la sociedad civil organizada” reivindicaron sin fisuras el Estado del Bienestar como una característica esencial de la Unión Europea y, en palabras de Paco Molina, apostaron por “un plan de alianzas estratégicas desde la discrepancia porque los derechos sociales que creíamos consolidados no podemos dejarlos en manos de la derecha”.

“El capital lo ha liado todo y ha borrado a los políticos y a las personas”, arrancó Molina sin preámbulos, “debemos acometer una revisión en profundidad de los instrumentos democráticos porque las instituciones europeas no pueden convertirse en enemigas de los ciudadanos”.

“El PP aprovecha la crisis para cambiar el modelo de sociedad”, apuntó Conrado Hernández, “bajan los salarios, suprimen los derechos laborales y debilitan la negociación colectiva. Tienen en el punto de mira a los desempleados que cobran una prestación, a los servicios públicos, a los dependientes, a los pensionistas cuando la economía debería estar al servicio de las personas y no al revés”.

Molina: “El PP ha dinamitado la posibilidad de un horizonte común”

“Para garantizar las prestaciones sociales hay que tributar”, sentenció Molina, “no caben medias tintas. Subordinar el Estado del Bienestar al pago de la deuda es el principio del fin”.

“La desregulación y la lucha contra el déficit solo nos ha llevado a una situación que asusta”, dijo Hernández, “menos democracia y más desigualdad nos han llevado a la postración de la política. UGT defiende desde hace años la necesidad de reforzar el Banco Central Europeo, de avanzar hacia una política fiscal única, una regulación de los mercados financieros, y más tiempo para cumplir con los objetivos de déficit desde la recuperación y no desde la recesión”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El responsable de UGT defendió la necesidad de llegar a grandes acuerdos para superar la situación actual desde “el compromiso”. Y lamentó: “Hace mucho tiempo que mantenemos un diálogo mucho más fluido con Cierval, la patronal autonómica, que con el Consell. Pero no basta con la mayoría absoluta”.

El dirigente de CC OO redondeó la misma idea: “Lo más grave es que el PP ha dinamitado los acuerdos estratégicos, la interlocución, el diálogo social, la posibilidad de un horizonte común”.

Hernández: “La desregulación nos ha llevado a una situación que asusta”

Molina subrayó la vigencia de la “alianza estratégica” de los dos grandes sindicatos en el momento presente y apostó por recuperar “la ética y el diálogo en la política” como vías para asentar “la reconstrucción económica y social del País Valenciano”.

Precisamente los tres ejes sobre los que Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos, construyó su primera intervención, previa a las reflexiones de los dos dirigentes sindicales.

Puig exigió “transparencia” al Consell para avanzar en la “regeneración democrática” de la sociedad valenciana, muy mermada por la sucesión de escándalos de corrupción y despilfarro que han jalonado los últimos años de gestión del PP en la Comunidad Valenciana y que han provocado un distanciamiento creciente de los ciudadanos y sus representantes políticos. “El PP está muy cómodo en el desapego de los ciudadanos”, afirmó, “desactivar la política es la mejor manera de garantizarse la permanencia en el poder”.

Puig abogó por más democracia y más autogobierno como antídotos para la crisis, exigió al Consell “un striptease democrático” para aclarar responsabilidades en la gestión de los últimos 17 años y defendió el diálogo con todas las fuerzas sociales y políticas, empezando por los sindicatos, para avanzar hacia “la concertación” como instrumento para afrontar la situación actual.

Finalmente, como pilares de la reconstrucción, el dirigente socialista expresó su “obsesión por el empleo”, por la “austeridad inteligente” y, una vez más, por el autogobierno.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS