Zaplana descarta irregularidades en el ERE que afecta a su etapa en Trabajo

El exministro asegura que el expediente contó con todas las garantías exigibles

Zaplana, en la comisión de investigación de los ERE.
Zaplana, en la comisión de investigación de los ERE.PÉREZ CABO

“No pongamos el ventilador. Persigamos los indicios de irregularidades. El mayor favor que nos hacemos es no intentar tapar una irregularidad con otra”. El exministro de Trabajo Eduardo Zaplana (PP) ha criticado el interrogatorio del PSOE en la comisión parlamentaria de investigación sobre los ERE, que le ha preguntado por la gestión de su antiguo departamento en la gestión de los ERE en la Faja Pirítica de Huelva, que contó con fondos públicos del Gobierno central junto a la Junta de Andalucía.

“El procedimiento está amparado en bases legales. No sembremos la duda de la opacidad porque su desarrollo tiene un proceso garantista. Se está intentando inventar responsabilidades que no existen”, ha insistido el exministro con José María Aznar, hoy directivo de Telefónica. Zaplana ha seguido el guion marcado ayer por el alcalde de Sevilla y exdelegado del Gobierno Juan Ignacio Zoido, que insistió en que no hay intrusos (personas ajenas a las empresas beneficiadas) en el ERE de la Faja Pirítica que costó 180 millones.

“No me puedo prestar a un debate sobre mi gestión de hace ocho años. No es mi intención ni es el objeto de la comisión (…) Ni me apetece ni quiero enfrascarme en debates políticos”, ha defendido el exministro, que dejó la política hace cuatro años. El breve interrogatorio de una hora de IU y PSOE ha sido tibio y el PP incluso ha declinado hacer preguntas.

Zaplana ha resaltado que la tramitación del ERE y las posteriores ayudas extraordinarias se sometieron a controles escrupulosos y sin tacha.

El exdirigente del PP ha recordado para confirmar su seguridad de falta de irregularidades cómo el exministro de Empleo Valeriano Gómez (PSOE) informó en el Congreso de los Diputados de que se iban a investigar los listados de prejubilados pagados por el Gobierno central tras saltar el escándalo de los ERE, y nunca hubo una comunicación posterior al respecto. De este modo, Zaplana deduce que si hubieran existido irregularidades, Gómez las habría hecho públicas. “A mí nunca me llegó denuncia, pregunta o insinuación al respecto. Al señor Chaves [Manuel Chaves, expresidente de la Junta] sí le hicieron alguna denuncia formal”, dijo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS