Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medalla de oro de Baiona a Fraga por hacer el parador

La oposición recuerda su pasado franquista, que la obra "destruyó" el palacio original y que el recinto se privatizó

El Ayuntamiento de Baiona otorgó ayer a título póstumo a Manuel Fraga su Medalla de oro por su contribución al desarrollo turístico del municipio “en los últimos 40 años”, dijo el alcalde, Jesús Vázquez Almuiña (PP). La gran aportación Fraga, por la que Baiona “se conoció en toda España”, fue el parador Conde de Gondomar en la década de los sesenta, cuando era ministro de Información y Turismo en la dictadura del general Franco.

El alcalde también destacó otras actuaciones propiciadas ya desde la Xunta, como la prolongación de la AP-9, la construcción del centro de salud o el impulso a la Festa da Arribada. Al acto, celebrado en el propio parador, asistió uno de los hijos del político vilalbés, José Fraga Estévez, que fue el que recibió la distinción. También participó su inseparable conselleiro de Facenda durante sus 16 años al frente de la Xunta, Xosé Antonio Orza, un asiduo veraneante del municipio. Por su parte, Galiza Nova convocó una concentración de protesta, a la que asistieron decenas de personas, a las puertas de la fortaleza medieval.

La medalla fue concedida por acuerdo plenario en 2000, aunque el entonces mandatario la rechazó con el argumento de que no recibía este tipo de homenajes mientras ejerciese el cargo, según Vázquez Almuiña. Una vez perdió la Xunta, en 2005, se estableció en Madrid y luego el deterioro de su salud impidió imponérsela en vida.

Disconformes

La oposición, en cambio, apunta que Fraga no aceptó la medalla en su día porque se la tenía que imponer el entonces alcalde, Benigno Rodríguez Quintas, que no militaba en el PP, aunque gobernaba en coalición con este partido. “No se merece este honor”, opina la socialista Isabel Domínguez, porque lo desechó en su momento y porque también está “lejos de la voluntad” de los baioneses. Domínguez no encuentra sentido alguno a la entrega del galardón ahora y recuerda, en tono crítico, que el regidor ya homenajeó a los alcaldes franquistas de la villa en la pasada legislatura.

La portavoz del BNG, Ana Rodríguez, sí tiene una explicación al acto: “El alcalde quiere hacerle una fiesta de despedida a los veraneantes afines”. Sin negar la repercusión del parador en el auge turístico del municipio, censura que se rinda homenaje a Fraga por su labor como ministro franquista y recuerda que la obra del parador “destruyó” el palacio original y privatizó el recinto.