Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López y Urkullu ahondan su largo enfrentamiento por la reforma fiscal

Bizkaia y Álava reciben con silencio la propuesta del PNV, que Gipuzkoa desdeña

El 'lehendakari' prueba una de las cazuelas del concurso de bacalao a la vizcaína de Aste Nagusia.
El 'lehendakari' prueba una de las cazuelas del concurso de bacalao a la vizcaína de Aste Nagusia.

La batalla está servida. No ha sido necesario ni esperar a que comience la campaña electoral como tal para que se desaten las hostilidades. Apenas 24 horas después de que el lehendakari anunciase el adelanto de las elecciones para el 21 de octubre, el candidato del PNV, Iñigo Urkullu, y Patxi López y su Gobierno ya se han enzarzado en una pelea a cuenta de una de sus grandes discusiones de toda la legislatura. Y ello ha ahondado más el abismo político que les separa.

El anuncio de Urkullu de que, si gobierna, pondrá en marcha una reforma fiscal que el Ejecutivo y el PSE le han estado reclamando toda la legislatura por activa y por pasiva, ha provocado una muy seria irritación en el Gobierno, varios de cuyos miembros saltaron ayer a la arena con una andanada de descalificaciones al líder nacionalista.

Si el miércoles el portavoz socialista, José Antonio Pastor, acusaba a Urkullu de “hipócrita y cínico”, el consejero de Economía, Carlos Aguirre, le echó en cara ayer que su partido “ha intentado asfixiar las finanzas de este Gobierno, negando la reforma tributaria”. “Podían haber hecho que nuestra economía saliera más rápido de la crisis”, añadió.

Aguirre: “El PNV ha intentado asfixiar las finanzas de este Gobierno”

Para Aguirre, la oposición del PNV en esta materia ha sido casi un auténtico despropósito: “Dijeron que estábamos a punto de quebrar y ahora reconocen nuestra tesorería saneada. Dijeron que el Gobierno no tenía legitimidad para plantear una reforma acordada de nuestro sistema tributario, ignorando lo que establece el Estatuto y la propia Ley de Territorios Históricos”, y ahora afirman lo contrario. De “irresponsable” le tachó en declaraciones a EL PAÍS la portavoz, Idoia Mendia, “lo que está en juego es la vida diaria de los ciudadanos”, abundó.

Después de meditar su respuesta 24 horas, Presidencia hizo público por la mañana un comunicado que puso en lo más alto el enfrentamiento con el PNV. Tras mostrar su “estupefacción, considera “una broma que no se puede tolerar”, que Urkullu se acuerde de los ciudadanos solo ante “la expectativa de recuperar el poder perdido” dado que las necesidades de los ciudadanos y el estado de la economía no han experimentado modificaciones significativas.

El líder peneuvista acusa al ‘lehendakari’ de “mentir de forma demagógica”

La nota critica los tres años y medio que el PNV ha estado bloqueando sistemáticamente la reforma fiscal que abanderaba López. La última vez fue el pasado 28 de mayo, cuando el PP y el PNV votaron en el Parlamento en contra de las propuestas de resolución de los socialistas en el pleno monográfico sobre fiscalidad.

Urkullu reiteró ayer sus propuestas hasta en dos ocasiones. Por la mañana, insistió en una entrevista en la SER en la necesidad de “revisar el sistema tributario”, aunque de forma coordinada con todas las formaciones y respetando las competencias de las diferentes instituciones, una de las claves de la polémica desde un inicio. Justificó la oposición de su partido a apoyar al PSE en aquel debate en la Cámara precisamente por el ámbito competencial. “El problema es que en este año el PSE ha planteado un debate demagógico, sin que al Gobierno vasco le asistieran competencias en esta cuestión”.

Horas después, ya conocido el ataque del Ejecutivo, Urkullu volvía a recurrir a su blog, en términos mucho más duros. Tras repasar las ocasiones en que su partido ha puesto en esta legislatura sobre la mesa distintas iniciativas de reforma tributaria, el candidato peneuvista arremete contra su rival: “En solo dos días ya está [López] manipulando y mintiendo, utilizando el tema de los impuestos de forma absolutamente demagógica”. Y remata calificando al socialista de “un Gobierno que se apoya en la mentira”.

Las dos Diputaciones que han bloqueado los sucesivos intentos de reforma y coordinación fiscal para luchar contra el fraude —Bizkaia, gobernada por el PNV, y Álava, por el PP—, no quisieron hacer ayer ningún comentario sobre la propuesta de Urkullu.

En el caso de Gipuzkoa, gobernada por Bildu, un portavoz foral se limitó a considerar la propuesta “electoralista” y recordó el pacto que alcanzó el equipo de Martin Garitano con el PSE para una reforma tanto del IRPF como del Impuesto de Sociedades.