Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gibraltar esgrime “la rica diversidad” de las aguas del Peñón para impedir la pesca

Los ecologistas recuerdan el daño del ‘bunkering’ y los rellenos de la colonia

Una patrullera de la policía de Gibraltar se acerca a uno de los pesqueros de La Línea.
Una patrullera de la policía de Gibraltar se acerca a uno de los pesqueros de La Línea. EFE

El Gobierno de Gibraltar anunció ayer en un comunicado que seguirá trabajando desde todos los estamentos para asegurar la preservación de la zona que “debe desarrollarse y evolucionar como uno de los más valiosos recursos naturales de Gibraltar”, en relación con las aguas que rodean a la colonia y cuyo uso pesquero ha alimentado el conflicto con los pecadores de la bahía de Algeciras desde el pasado marzo. En el texto, el Ejecutivo de Fabian Picardo insiste en que “el Peñón ha sido reconocido debido a su rica diversidad en especies y en hábitat natural”, por lo que Gibraltar fue nombrada Área de Especial Interés Comunitario y de Especial Conservación de acuerdo con los requerimientos de la Ley de Protección Natural de 1991 y la directiva de Hábitats de la UE.

 Amparándose en ello y en los informes preliminares de los biólogos de parte en la comisión técnica bilateral sobre las consecuencias de la actividad pesquera de la flota artesanal de Algeciras y La Línea de la Concepción en las aguas que rodean el Peñón, Picardo decidió romper de forma unilateral el acuerdo suscrito el pasado 3 de agosto con los representantes del sector pesquero.

El grupo ecologista Verdemar-Ecologistas en Acción pidió a través de su portavoz, Antonio Muñoz, “que el ministro principal y su Gobierno sean consecuentes y pongan freno a los rellenos que están llevando a cabo en la zona Este del Peñón y al fondeo de las gasolineras flotantes que realizan operaciones de bunkering (carga y descarga de combustible) de forma ilegal en las aguas que rodean Gibraltar”.

Muñoz comparó “la actividad pesquera como una gota de agua en una lluvia torrencial respecto al daño de otras actividades amparadas por Gibraltar”. “Las gasolineras flotantes llegan a almacenar hasta 300.000 toneladas de hidrocarburos, lo que podría provocar un desastre mucho mayor al del Prestige”. Es por ello, por lo que Muñoz exigió también al gobierno español, “que actúe en este sentido para prohibir y regular esta actividad en la bahía de Algeciras”. Muñoz no solo se refirió a los posibles vertidos y que ya han provocado situaciones de emergencias, y también hizo hincapié en el daño que “el simple garreo que hacen los barcos fondeados en ambas caras del Peñón”.

Tres embarcaciones del puerto de La Atunara, en La Línea faenaron ayer en las aguas en conflicto. Tras una advertencia verbal a los pescadores de la policía gibraltareña, la Guardia Civil acudió a la zona y los pescadores siguieron faenando sin problemas.