Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta edita dos guías de buenas prácticas con el paisaje

Medio Ambiente lleva seis meses de retraso en la publicación de un manual sobre playas y dunas al que le obliga el Plan de Ordenación do Litoral

La Xunta publicará antes de finales de año dos guías de buenas prácticas para la conservación del paisaje; la primera estará dedicada a núcleos rurales y la segunda a playas y dunas. Este último manual llega con retraso, porque debería estar listo como muy tarde en febrero, al cumplirse un año de la entrada en vigor del Plan de Ordenación do Litoral (POL), cuya normativa obliga a la elaboración de un documento que oriente las intervenciones en los arenales gallegos. Ambas guías tendrán carácter didáctico, ofrecerán pautas “recomendables” y se enmarcan dentro de un programa más amplio, la Estratexia Galega da Paisaxe, que este agosto cumple un año y de la que ayer hizo balance Manuel Borobio, director del Instituto de Estudos do Territorio. A este organismo se le encomendó el seguimiento de las Directrices de Ordenación do Territorio, pero a seis meses del fin del plazo, ese balance continúa sin fecha.

Borobio no precisó en qué grado los incumplimientos tendrán consecuencias legales. La indefinición entre directriz y recomendación es la misma que mostró la Consellería de Medio Ambiente cuando hace justo un año presentó la Estratexia Galega da Paisaxe. El Departamento de Agustín Hernández precisaba entonces que el programa desarrollaría una normativa contra el feísmo —censurando, por ejemplo, el uso de somieres como cierre de fincas— y aconsejaría el uso de materiales naturales en parques infantiles. Un año después, la consellería no ha avanzado mucho en este aspecto, según se deduce de la ambigua respuesta de Borobio, que solo acertó a señalar que “en algunos incumplimientos sí ocurrirán cosas”.

En lo que sí ha progresado el trabajo del Instituto de Estudos do Territorio es en la publicación de la Guía de Estudos de Impacto de Integración Paisaxística, un itinerario que unifica el método para la evaluación del impacto paisajístico que debe acompañar a los estudios de evaluación ambiental. La Xunta, que tiene delimitadas 293 unidades con valores paisajísticos homogéneos, aprobó el primer catálogo del paisaje, el de la comarca del Deza, un compendio de los ámbitos de especial atención en una superficie de 785 kilómetros cuadrados. Se creará, además, un “sello de calidad” para reconocer actuaciones, — por ejemplo, la recuperación de núcleos de población— respetuosas con el paisaje.