Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán convoca un pacto para defender la autonomía

Juan Ignacio Zoido reprocha a la Junta que use la critica a Mariano Rajoy para huir de su gestión

Griñán, con sus colaboradores, en el Parlamento andaluz este miércoles.
Griñán, con sus colaboradores, en el Parlamento andaluz este miércoles.

“¿Cómo vamos a salir de esta?”. La pregunta lanzada por José Antonio Griñán en el pleno del Parlamento andaluz sobre los recortes del Ejecutivo central no tiene respuesta. Iba dirigida al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el que se entrevistará el próximo lunes en la Moncloa con “espíritu cooperativo”. Tampoco hay una solución genuina andaluza para salir del atolladero, habida cuenta de que la autonomía financiera de Andalucía es prácticamente inexistente y el talonario está agotado. El Estado está tomando decisiones sin negociar con las comunidades, y estas solo tienen dos salidas: la primera es recurrir ante los tribunales las medidas que vulneran sus competencias; y la segunda, protestar, rebatir, convocar plenos parlamentarios y reuniones extraordinarias del Consejo de Gobierno, a sabiendas de que la solución no está ni en Madrid ni en Sevilla, sino en la sede del Banco Central Europeo, del que Griñán lanzó otra pregunta sin contestación: “¿Para qué sirve?”.

Griñán ha escogido las dos salidas —la del palo y la de la zanahoria— para que se escuche su voz discrepante con el Gobierno central, al que acusó de seguir un “rumbo equivocado” e imponer a las comunidades una dieta severísima, sin ni siquiera hablar con ellas. Y mientras pleitea con el Ejecutivo de Rajoy, el presidente de la Junta ha propuesto este miércoles a los grupos “un gran pacto por Andalucía”. En realidad es una oferta dirigida al principal y único partido de la oposición, el PP, ya que los otros dos partidos (PSOE e IU) son los que sostienen a su Gobierno. Pero no solo a los partidos. También a los agentes sociales, organizaciones e instituciones, a los que convocará a partir de septiembre.

El objetivo de este acuerdo es la defensa del Estatuto de Autonomía y “recuperar derechos históricos que no terminan de ser reconocidos”, así como plantear un nuevo sistema de financiación “más acorde” con las necesidades de la comunidad “o una aplicación correcta del vigente”. Griñán ha cifrado en 5.000 millones de euros lo que Andalucía reclama al Estado desde 2008 por distintos conceptos, como la liquidación del sistema de financiación, las inversiones estatales no ejecutadas o el fondo de competitividad. El socialista quiere que este acuerdo incluya la reclamación de un nuevo objetivo del déficit para las comunidades autónomas, ya que el acordado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera es “leonino”. “¿Cómo puede justificarse que se exija a las comunidades autónomas el triple de esfuerzo este año y cinco veces mayor en 2013 del que se autoimpone el Gobierno central?”, ha inquirido. De nuevo, no hubo respuesta.

Ante la actitud del PP de culpar de todo a la “herencia recibida” de Zapatero, el también presidente federal del PSOE ha bromeado con que él también pide que dimita Rajoy y “convoque elecciones”. Sus asesores han aclarado después que no era una propuesta formal de comicios anticipados, sino "un juego retórico".

Griñán ha intentado convencer sin mucho éxito al nuevo líder del PP, Juan Ignacio Zoido —quien se ha estrenado como portavoz de la oposición tras la marcha de Javier Arenas—, de que su Ejecutivo no ha puesto en marcha una estrategia de enfrentamiento con Rajoy. “Cuando se perjudica a Andalucía lo recurrimos sea quien sea el que esté en el Gobierno”, ha señalado, después de desvelar dos sentencias firmes del Tribunal Supremo favorables a Andalucía sobre financiación sanitaria por contenciosos que empezaron con el Gobierno de Aznar y siguieron con el de Zapatero.

Zoido ha debutado reprochando a Griñán su dura crítica contra Rajoy y la propia convocatoria del pleno, sin otro objetivo, en su opinión, que “faltar el respeto al Gobierno” y huir de las responsabilidades propias. Y también ha formulado preguntas que no obtuvieron respuesta, como la de si Andalucía acudirá al fondo de liquidez (rescate) para las comunidades autónomas. El grueso de la crítica del también alcalde de Sevilla ha sido que la Junta “coge el dinero” del Estado con una mano y con la otra “incita a la confrontación”, y que esa no es la senda para salir de la encrucijada.

Los portavoces del PSOE, Francisco Álvarez de la Chica, también de estreno, e IU, Ignacio García, han sido mucho más beligerantes con Rajoy que Griñán y han denunciado “empacho de mayoría absoluta” y el “ensañamiento contra los más débiles”.

Las resoluciones aprobadas tras el debate, casi todas divididas en dos bloques, han desembocado en las reivindicaciones que PSOE e IU vienen repitiendo al Gobierno central, y que se resumen en un enunciado: no a los recortes. Con varias peticiones concretas: un reparto más equitativo del objetivo del déficit, el 50% de la recaudación del IVA, que se eliminen los ajustes de la ley de Dependencia y luchar contra el fraude fiscal.