Ciscar exige a los ‘populares’ una “conducta ejemplar”

El PP crea un comité de ética para evitar que los políticos traspasen "ciertas líneas" González Pons dice que "el político es un funcionario eventual, y sin alegrías con el dinero ajeno"

El vicepresidente del Consell, José Ciscar, entonó ayer el mea culpa y admitió que “más que nunca, es tiempo de reflexionar sobre el comportamiento de los políticos”. Ciscar hizo esta reflexión en voz alta durante la clausura de la escuela de verano de Xàbia sobre Responsabilidad social en política, organizada por la Fundación Vives y la Fundación Valores y Sociedad. En un comunicado de la organización, Ciscar señaló que los políticos tienen que “exigir el cumplimiento de la ley sin excepción”. Y agregó: “Pero hay que ir más allá, hay que escuchar la voz de la calle, porque los ciudadanos están hartos de ciertas conductas”, agregó.

El nuevo presidente provincial del PP en Alicante instó a los presentes a “desarrollar un comportamiento ejemplar en todos los aspectos de la vida pública, en un escaño, en un salón de plenos municipal, en los actos públicos, en las reuniones e, incluso, en las redes sociales”. Ciscar se refería así al comentario ya famoso y desafortunado de Que se jodan que dijo la diputada Andrea Fabra.

Para Ciscar el comportamiento “privado es importante y si los políticos no lo comprendemos, nos alejaremos de la gente”, advirtió. El vicepresidente del Consell recordó que en la dirección provincial del PP ha creado un comité de ética que “no se pronuncia sobre cuestiones jurídicas, sino valora la ética y la conducta para evitar que los políticos traspasemos ciertas líneas”, admitió.

Ejemplaridad

En la clausura también participó el vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, que también habló de la necesidad de que en estos momentos de crisis la política sea “humilde, cercana y comprensible”, al tiempo que recordó que “el político debe aceptar que es un funcionario eventual, un servidor público y ser el primero en saber que no hay lugar para la alegría con el dinero ajeno, ni para las ocurrencias y la improvisación”. Y agregó que es momento de la política “directa y austera y de los comportamientos ejemplares”.

Tras reconocer que muchos ciudadanos están enfadados y admitió que “no les falta razón”, pero “no hay alternativa” porque no hacer nada conduciría a España al “abismo”. González Pons animó a los dirigentes del PP a que cuando se supere la crisis “podremos ir con la cabeza alta por haber cumplido el programa electoral”

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS