Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bilbao abre el grifo a Etiopía

Patricia Urquiola diseña una jarra para recaudar fondos para un proyecto benéfico en África

Colabora con el Ayuntamiento, el Consorcio de aguas, Slow-Food e Intermón Oxfam

La arquitecta y diseñadora Patricia Urquiola, ayer en la Sala Bastida de Alhóndiga Bilbao.
La arquitecta y diseñadora Patricia Urquiola, ayer en la Sala Bastida de Alhóndiga Bilbao.

La arquitecta y diseñadora Patricia Urquiola (Oviedo, 1961) tiene ascendencia vasca por parte de padre, aunque al hablar no puede disimular un deje italiano. Se le escapa algún “comunque” o “quindi”, fruto de su arraigo en Milán. Allí reside y allí tiene su estudio desde que se graduó, pero ayer se la veía encantada de volver a Bilbao. Y más aún, a un lugar tan especial para su profesión como la Alhóndiga, diseñada por Philippe Starck, y con un motivo tan digno como el Bilbao H20. Patricia Urquiola presentaba una jarra con cuya venta se recaudarán fondos para un proyecto humanitario de Intermón Oxfam en Etiopía.

En este plan colabora activamente la red de restaurantes de Slow Food Bizkaia, que ofrecerán a sus comensales la opción de beber agua del grifo, en lugar de embotellada, en las jarras diseñadas por Urquiola. Los chefs adquirirán la jarra a un precio estimado de 50 euros y venderán un litro a un euro. También participan en la iniciativa el Consorcio de Aguas y el Ayuntamiento de Bilbao. Tal y como explicó el alcalde, Iñaki Azkuna, el objetivo es doble: “Por un lado, dignificar nuestro agua del grifo, que la gente valore la calidad que tiene la de Bilbao; por otro, que se acuerde de la gran dificultad de muchas personas en el mundo para acceder al agua potable”.

Patricia Urquiola en cuatro trazos

  • Nació en Oviedo y estudió arquitectura en Madrid y Milán, donde se graduó en 1989. En 2001 regresó a la ciudad italiana, donde actualmente reside. para montar su propio estudio de producto, arquitectura y mobiliario.
  • Entre sus trabajos destacan el Hotel Mandarin Oriental de Barcelona, la escenografía de la ópera L'incoronazione di Poppea, los showrooms de Hermès, Gianvito Rossi, Flos, Moroso o H&M.
  • Ha realizado diseños con su nombre para empresas como Alessi, B&B Italia, Moroso, Molteni, Panasonic o Paola Lenti. Algunas de sus piezas forman parte de la exposición permanente del MoMA de Nueva York.
  • En 2010 recibió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y este año está nominada a Diseñadora del Año por la A&W Magazine.

Urquiola, con diversos reconocimientos profesionales a su trayectoria, no dudó en participar. Cuenta que “todo empezó con un email de Lourdes Fernández”, la directora de la Alhóndiga, y lo siguiente que le vino a la cabeza fue la imagen de un kaiku: “Me intrigan mucho los objetos que representan una cultura”. Y lo pasó a un objeto transparente, de cristal, aunque estuvo a punto de diseñarlo en madera. Aún están buscando un fabricante, aunque confían en que Bilbao H20 sea una realidad “este otoño”, según Azkuna.

Para la diseñadora, “vivimos en una macroestructura donde hay microcosmos que entran en conexión con otros y se crean situaciones virales”. En la misma línea se expresó Nerea Basterra, directora de Intermón en la zona norte. “La alianza de gente tan dispar es un valor añadido, casi más importante que el aspecto económico”, dijo. La recaudación de las jarras diseñadas por Patricia Urquiola, y la ayuda proveniente de Cooperación Internacional, aún por negociar, irá íntegramente a la región etíope de Oromiya.

“Hace años que tenemos un proyecto de construcción de sistemas de agua y saneamiento”, explicó Barreda. “Ahora podremos ampliarlo al distrito de Tote Kutaye y casi 8.000 personas se van a beneficiar”. Además de conducir el agua, el programa incorpora una parte educativa, “para enseñarles a gestionar la infraestructura y a adoptar hábitos que eviten el propagamiento de enfermedades”. Barreda destacó la importancia de que “la ciudadanía colabore y vea que se puede conseguir mucho con pequeños gestos”.