Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El pincho es una afición y el chelo mi vida”

Beatriz Linares, músico de la Orquesta de Euskadi, gana el Concurso de Pintxos al Horno con su 'Magdalena Brie'

La chelista Beatriz Linares con el pincho ganador "Magdalena Brie". Ampliar foto
La chelista Beatriz Linares con el pincho ganador "Magdalena Brie".

Madrid, Manchester, Berlín y ahora, San Sebastián. Beatriz Linares no para. Es músico y buena cocinera. Este jueves fue agraciada con el primer premio del Concurso de Pinchos al Horno organizado por todopintxos.com y Setalde, y en septiembre se mudará a su nueva casa en el barrio donostiarra de Amara tras haber sido contratada en junio como chelista de la Orquesta Sinfónica de Euskadi.

La joven está de suerte, porque a su nuevo trabajo y al horno firma Franke que recibió como premio en el concurso gastronómico, se le suma un dato curioso: la "única pega” de su nuevo piso es que, precisamente, no tiene horno.

Beatriz Linares nació en Madrid hace 28 años, y viene cultivando su vocación de chelista desde que tiene siete. A los 20, y terminados sus estudios de música en el Real Conservatorio Superior de Madrid, se mudó, primero a Manchester durante dos años, y luego a Berlín, otros cinco, para seguir estudiando la carrera musical. Además del español sabe hablar inglés y alemán, y promete, como futura donostiarra, apuntarse a un euskaltegi para aprender euskera en cuanto se instale en la capital guipuzcoana.

La “única pega” que tenía su nuevo piso era, precisamente, que no tenía horno.

Su afición a la cocina emergió cuando se trasladó a Manchester. “Aprendes a cocinar en cuanto te vas de casa. Yo empecé a hacerlo y me gustó”, indica. “El rollo de las magdalenas surgió de un libro que me regalaron unos amigos por mi cumpleaños. Me puse a investigar y acabé haciéndolas. La verdad es que han tenido mucho éxito”. Su pincho consiste en una magdalena salada rellena de queso brie y cebolla caramelizada que los jueces titularon como Magdalena Brie.

La chelista se enteró del concurso por su madre, que le pasó la referencia de la página todopintxos.com para enseñarle lo bien que iba a comer en San Sebastián. Vio el anuncio, se presentó y ganó. Se ve que Beatriz Linares tiene talento, tanto en los fogones como con el arco, aunque ella tiene claro que “lo de los pinchos es una afición y el chelo es mi vida”.

Dice que las cosas que más le gustan de San Sebastián son el mar, el clima y que "se come muy bien”. Asegura que no tendrá problemas en quedarse en Euskadi “un largo periodo de tiempo”. De todos modos, tras haber vivido en tres ciudades, Beatriz tiene claro que “nunca se sabe, y es que la vida da muchísimas vueltas”.