Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Continente y contenido

América Latina es su inspiración. La recorrieron en un viaje que cambió su música.

El miércoles Calle 13 llega a Madrid con sus poderosos ritmos y sus mensajes como puños

El grupo ha participado en las manifestaciones contra los recortes

El líder de la banda René Pérez y su hermanastro Eduardo Cabra. Ampliar foto
El líder de la banda René Pérez y su hermanastro Eduardo Cabra.

“Imaginé que alguien baja a la tierra, que no sabe nada del mundo y que hay que explicarle qué es este continente”. René Pérez se refiere a Latinoamérica, el gran éxito de su álbum Entren los que quieran, el último de Calle 13, publicado a finales de 2010.

Cuando habla de su tierra los ojos de este puertorriqueño de 34 años se iluminan. Calle 13, la banda que forma junto a su hermanastro Eduardo Cabra, ha roto los esquemas de la música latinoamericana. René y Eduardo, apodados Residente y Visitante, batieron en 2011 el récord de la historia de los Latin Grammys obteniendo nueve galardones. La revista Rolling Stone los definió como “el fenómeno latino más potente de la década”. Este verano sus ritmos eclécticos llegan a España, y el próximo jueves tocarán en el Madrid Arena ante 10.000 personas. Pero a estos raperos el éxito no se les sube a la cabeza y aseguran que cada vez se sienten más cerca de la gente. Su propuesta es descifrar el pueblo latinoamericano y denunciar las injusticias. Y sus letras, directas y sencillas, cumplen dicho objetivo: “Soy América Latina, un pueblo sin piernas, pero que camina”.

René, subido en la estatua del Oso y el Madroño, en plena manifestación. ampliar foto
René, subido en la estatua del Oso y el Madroño, en plena manifestación.

Calle 13 ha colaborado con artistas míticos, como el panameño Rubén Blades, los mexicanos Café Tacvba, los cubanos Orishas y la colombiana Shakira . “También estuvimos a punto de colaborar con Sabina, en nuestra canción La vuelta al mundo, pero de pronto España ganó el mundial y desapareció”, bromea René, cuyo rostro refleja el cansancio de un ritmo frenético de giras y viajes. La banda siente que está a punto de conectar con un público mucho más amplio en España y en especial en la capital: “Nos encanta el público madrileño porque mezcla a gente de todo Latinoamérica y de otras partes del mundo”. Aquí se sienten como pez en el agua y lo demuestran con algo más que meras declaraciones. En la reciente manifestación del 19 de julio se les vio subidos a la estatua del Oso y el Madroño apoyando a los indignados. Además, el grupo ofrecerá un 20% de descuento a los desempleados que acudan a su concierto presentando en la taquilla la “evidencia oficial de paro”.

Del éxito al compromiso

Aunque se dieron a conocer mundialmente con la cumbia Atrévete-te (un tema burlón con muchas palabras en spanglish), la banda ya apuntaba maneras como artefacto reivindicativo desde su primer disco, Calle 13. Querido FBI fue su primer single combativo, escrito tras el asesinato en 2005 del líder independentista puertorriqueño Filiberto Ojeda Ríos. René sabe que la canción protesta dejó de interesar a las discográficas hace tiempo: “Habría sido más fácil seguir esa onda inicial, chistosita y fresa”, reconoce, pero no renuncia a hablar de los problemas, de la desigualdad y de la explotación: “Si tengo la oportunidad de que la gente me escuche, la voy a aprovechar”.

Tras su segundo disco, la banda emprendió un viaje por Latinoamérica, en busca de “temas más serios que mover nalgas”. Su periplo quedó grabado en el documental Sin mapa (2009), reflejo de la trayectoria del grupo desde su juventud en Puerto Rico, cuando comían arroz con salchichas casi todos los días, hasta el ambiente frívolo de platós de televisión y alfombras rojas. Y de nuevo la pobreza, pero una pobreza extrema: el grupo, ya encumbrado, decide convivir con los pobres de América, pero la realidad se estrella contra ellos como una bofetada. Especialmente en las minas de Perú, donde son incapaces de adaptarse a la dureza del clima, a la altura y a la miseria. El filme retrata sin piedad las contradicciones del que lo tiene todo y se ve sin nada, la hipocondría de los músicos, sus miedos y sus dudas. “Salí del viaje con más preguntas que respuestas”, reconoce René.

Pero no hay mal que por bien no venga. La convivencia con los de abajo cambió su mentalidad musical, encarriló su propuesta e inspiró sus letras más poderosas. El resultado se ha plasmado en su dos últimos discos: Los de atrás vienen conmigo (2008) y Entren los que quieran (2010), repletos de canciones reivindicativas y con un potencial lírico que los define, según muchos, como la voz musical de la América unida. Ejemplo de ello son los temas La bala, La vuelta al mundo (con videoclip del argentino Juan José Campanella), Baile de los pobres, Calma Pueblo y, sobre todo, Latinoamérica, su mayor éxito. La canción, inspirada en la música de Mercedes Sosa, es un collage con ecos melódicos de todo el continente, un canto a la lucha y una declaración de amor a los pueblos y a las razas América. Hay referencias a Maradona, a García Márquez, a los desaparecidos, a la operación Cóndor, a la altura del altiplano, a la hoja de coca, al frijol, al peyote, al caribe cubano, al quechua… la esencia e iconografía de América Latina en cinco minutos y 42 segundos.

Calle 13 actúa el 26 de julio en el Madrid Arena (Recinto ferial de la Casa de Campo). Entradas: 35 euros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información