Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Misa en siete idiomas

Unos 3.000 asistentes en la primera misa para turistas oficiada en la Basílica de la Sagrada Familia

Lluís Martinez Sistach oficiando misa, ayer, en la Basílica de la Sagrada Familia.
Lluís Martinez Sistach oficiando misa, ayer, en la Basílica de la Sagrada Familia.

Español, catalán, inglés, francés, alemán, italiano y latín. Hasta siete lenguas diferentes pudieron escucharse ayer en la Basílica de la Sagrada Familia, donde se celebró la primera misa internacional, dirigida sobre todo a turistas. La celebración fue oficiada por Lluís Martínez Sistach, cardenal arzobispo de Barcelona.

Sistach dio la bienvenida a los fieles con una monición de entrada en catalán, y desde ese momento el idioma —que actuó como hilo conductor de la ceremonia— fue cambiando. Una pequeña guía que incluía las traducciones en varios idiomas de las lecturas y los rezos permitió a los asistentes seguir la misa sin problemas. Tan solo el evangelio y la petición de ofrenda fueron oficiadas en varios idiomas. En inglés, francés, catalán y castellano en ambos casos, y también en italiano y alemán para la ofrenda.

Esta es la primera ceremonia que se celebra este año en la Basílica de la Sagrada Familia. Tras ser consagrada en el año 2010 por el papa Benedicto XVI, el año pasado tuvieron lugar hasta una docena de misas: de ordenación o por las Jornadas Mundiales de la Juventud, entre otras. A la de ayer, organizada por la Delegación Pastoral de Turismo, podrían seguirle otras puesto que el arzobispado espera instaurar pronto, al menos, una misa mensual en la Basílica de la Sagrada Familia.

Pese a lo excepcional de la cita, solo se ocuparon 3.000 de las 3.500 sillas dispuestas. El arzobispado repartió todas las entradas entre parroquias y hoteles, pero no todos los agraciados asistieron. No les hubiese importado acudir, en cambio, a los turistas que ayer, ante el cierre del templo, se fueron decepcionados y sin visitar la obra de Gaudí.