Los comerciantes vascos reclaman competencias plenas para Euskadi

Euskomer pide que el Gobierno vasco regule en exclusiva el comercio interior

Pedro Campo, presidente de Euskomer, en la rueda de prensa de ayer en Bilbao.
Pedro Campo, presidente de Euskomer, en la rueda de prensa de ayer en Bilbao.LUIS ALBERTO GARCÍA

“El titular sería: ‘Euskomer reclama plenas competencias para el Gobierno vasco en materia de comercio interior”. Pedro Campo, presidente de la Confederación Vasca del Comercio, Euskomer, que agrupa a unas 18.000 empresas y autónomos del sector, tenía claro el mensaje a transmitir. En una durísima rueda de prensa contra la propuesta del Gobierno central de liberalizar los horarios comerciales, Campo pidió ayer al Ejecutivo de Vitoria y a los partidos políticos vascos que se impliquen para conseguir esa transferencia competencial.

El presidente de Euskomer denunció que el plan de liberalización de los horarios comerciales, sumado a la situación económica general y los ajustes que se están realizando, van a “matar” el pequeño comercio en Euskadi. La propuesta del Gobierno central, que, según Campo, el Consejo de Ministros aprobará “este viernes o el que viene”, contempla medidas como establecer la apertura del comercio un mínimo de 10 festivos al año o permitir a los establecimientos de hasta 300 metros cuadrados abrir libremente en festivos. El Ejecutivo de Madrid baraja, además, desregular la época de rebajas.

Campo, también presidente de los comerciantes vizcaínos, compareció con sus homólogos guipuzcoano —Fernando Amunárriz— y alavés —Jon Andoni Aspuru—. Este último incidió en la necesidad de que el comercio vasco se regule desde Euskadi. “Hay factores como el clima, la cultura o las costumbres, que hacen que lo que es bueno en Sevilla no tenga por qué serlo aquí”. Por eso, los tres reiteraron que estas medidas “no valen, al menos para Euskadi” y apuntaron que la regulación de los horarios debería tener en cuenta “la idiosincrasia” de cada Comunidad Autónoma y ser “estable en el tiempo”.

En este sentido, citaron un reciente estudio del Departamento de Industria del Gobierno autonómico, según el cual el 70% de los consumidores vascos no quiere la apertura en festivos. El 90% de los encuestados declaró que no compraría en domingo y sólo uno de cada cuatro contestó que “a lo mejor” compraría algún festivo si las tiendas estuviesen abiertas. Estos datos, según Campo, evidencian que la liberalización no favorece “ni a los comerciantes ni a los consumidores” de Euskadi. “Si fuera tan positivo, ¿por qué íbamos a renunciar a ello?”, se preguntó.

“Lo que puede ser bueno en Sevilla no tiene por qué serlo en el País Vasco”

Los representantes de Euskomer aprovecharon para “felicitar” al Gobierno vasco por ser “valiente” al encargar este estudio para ver “qué quieren realmente los consumidores”. Campo aseguró que no tienen “nada que reprochar” al Ejecutivo autonómico y que no han echado en falta una respuesta más contundente desde Vitoria al plan de liberalización. Con todo, insistieron en reclamar al Gobierno López, y a los partidos políticos vascos, “especialmente aquellos con representación en Madrid”, que trabajen por conseguir las competencias plenas en comercio interior.

Campo reveló que las conversaciones con el Ministerio de Industria, a través de la Confederación Española del Comercio, no han servido para alcanzar ningún tipo de acuerdo y confesó que no espera que sus propuestas sean escuchadas. “Las mayorías absolutas son como rodillos”.

Los tres dirigentes aseguraron que la propuesta del Gobierno central solo servirá para hacer desaparecer el pequeño comercio y dijeron no entender “este afán de liberalización”. Según Campo, las medidas propuestas romperían el “equilibrio necesario” entre los distintos formatos comerciales, favoreciendo a las grandes superficies de las periferias sobre el comercio urbano. “Si quieren hacernos desaparecer, que lo digan claramente”.

Además, Campo denunció que la subida del IVA y la retirada de una paga extra a los funcionarios en el período navideño harán caer aún más el consumo y llevarán a “la defunción” de un sector que, según Euskomer, emplea a casi 200.000 personas en el País Vasco.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50