Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La peor tormenta de granizo en 25 años arrasa 30.000 hectáreas en Lleida

Los daños han sido importantes para la fruta dulce, que se estaba recolectando

Una de las piedras de granizo que cayó ayer en Lleida y que ha provocado numerosos destrozos en poblaciones de las comarcas de Pla d'Urgell.
Una de las piedras de granizo que cayó ayer en Lleida y que ha provocado numerosos destrozos en poblaciones de las comarcas de Pla d'Urgell. EFE

La primera gran tormenta de granizo, viento y lluvia de la temporada arrasó a última hora de la tarde del jueves entre 25.000 y 30.000 hectáreas de frutales, maizales y forrajes en varios municipios de Lleida, según las primeras evaluaciones realizadas por el Departamento de Agricultura. Los daños han sido importantes en la cosecha de fruta dulce, principalmente en variedades como el melocotón, la nectarina, el paraguayo, la manzana y la pera, que ya se estaban recolectando o se iba a hacer enseguida.

El director general de Alimentación, Calidad e Industrias Agroalimentarias del Departamento de Agricultura, Domènec Vila, ha explicado este viernes en Mollerussa (Pla d’Urgell, Lleida), después de visitar algunas explotaciones afectadas, que la granizada más destructiva de los últimos 25 años ha causado estragos en cultivos e instalaciones de 59 municipios de las comarcas del Pla d’Urgell, el Urgell, el Segrià, la Noguera y Les Garrigues.

Agricultura ha cifrado entre 25.000 y 30.000 las hectáreas de frutales, maíz, alfalfa y almendros dañadas por la tormenta de pedrisco, que comenzó el jueves hacia las siete de la tarde y descargó con intensidad granizo del tamaño de un huevo. Además de los cultivos también resultaron afectados muchos edificios, instalaciones agrícolas y vehículos, de manera que quedó un paisaje desolador en las zonas más afectadas, con más fruta en el suelo que en los árboles.

El granizo no solo destruyó más del 80 % de la producción de fruta y cereales de una amplia zona, sino que también dañó los árboles más jóvenes y productivos, que tardarán mucho tiempo en recuperarse.

Los municipios más castigados por el granizo han sido Golmés, Vila-sana, Castellnou de Seana, Miralcamp, Torregrossa, Sidamunt, Palau d’Anglesola, Fondarella, Mollerussa, Artesa de Lleida, Puigverd de Lleida, La Granadella, Preixens, Castelldans, Alcarràs, Agramunt, Ponts y algunas partes de la huerta de la ciudad de Lleida. Los bomberos recibieron 49 avisos y efectuaron 38 intervenciones para achicar agua o retirar árboles o tejados caídos.

La tormenta se cebó de una forma más virulenta en el Pla d’Urgell, comarca que resultó afectada en tres cuartas partes de su superficie agrícola. En Mollerussa, el granizo provocó destrozos en cristales y persianas de las casas, y los servicios médicos atendieron por cortes a algunas personas a las que la tormenta sorprendió en la calle. El Ayuntamiento de esta localidad y los de otros 20 municipios afectados solicitarán la declaración de zona catastrófica. La lluvia también inundo la calzada de la autovía entre Bell-lloc y Bellpuig.

La fruta, al igual que el cereal, es un producto asegurable. Agricultura ha solicitado al consorcio Agroseguro que agilice los trámites del peritaje y la restitución por los daños causados en las explotaciones afectadas. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, visitará el próximo lunes la zona damnificada.