Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Naval bota en agosto un buque ‘fall pipe’ para el armador De Nul

El astillero de La Naval de Sestao (Bizkaia) botará a principios del próximo mes de agosto el buque fall pipe, que construye para el armador belga Jan De Nul, destinado a la colocación de piedras a grandes profundidades en el fondo del mar a través de una tubería guiada. Durante los dos años de construcción han trabajado en el barco una media de 500 personas al mes, con picos durante algunos meses de 1.000 personas, según el astillero.

El buque tiene una longitud de casi 191 metros —casi dos campos de fútbol—, 40 metros de ancho y una altura a la cubierta de 13 metros, con un punto más alto del buque situado a casi 40 metros sobre la base. En total, se completarán 1,8 millones de horas de trabajo, tanto de personal propio como de industria auxiliar.

El barco, con capacidad para 84 personas y capaz de generar energía 30 días, es el más grande del mundo de su categoría junto a su gemelo, el Simon Stevin, construido también por Construcciones Navales del Norte y entregado en 2010 al mismo armador. Su construcción comenzó en mayo de 2011, la botadura será el próximo mes de agosto y la entrega, a mediados de 2013. Desde su privatización, La Naval se ha especializado en la construcción de buques de alto contenido tecnológico, convirtiéndose en uno de los pocos astilleros europeos capaces de asumir la construcción de barcos de altas prestaciones.

Las piedras a transportar podrán pesar hasta un máximo de 33.500 toneladas y se contienen en dos grandes cántaras situadas en cubierta.