Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios alcaldes afectados y la oposición cuestionan la gestión de la catástrofe

Los ediles se quejan de falta de medios y la izquierda del recorte en prevención

Las primeras voces críticas con la gestión de los gigantescos incendios que asolan el interior de la provincia de Valencia se levantaron ayer.

La desesperación llevó a los alcaldes de los Ayuntamientos de Real y Catadau, cuyos términos municipales se han visto afectados por el incendio de Cortes de Pallás, a quejarse por la falta de medios de extinción.

El alcalde de Real, Alejandro Blasco, explicó a la agencia Efe que las montañas y algunos chalés estaban ardiendo y no había medios terrestres ni aéreos en el término. “Ya se veía venir [la situación] anoche [en referencia al viernes] y se llamó” a Emergencias para dar cuenta del peligro en un municipio que tiene núcleos diseminados de población y tierras de cultivo, explicó.

“Aquí no viene nadie”, se lamentó el alcalde mientras observaba como las llamas devoraban su término municipal.

En Catadau, el alcalde Pedro Juan Bisbal, se mostró indignado por la falta de medios aéreos. “Solo hemos visto un helicóptero sobrevolar la zona”, indicó el alcalde que todavía recuerda como otro pavoroso incendio asoló Catadau en 1994.

Otros alcaldes, como los de Cortes de Pallás, Alberto Enrique Sáez, o la alcaldesa de Turís, Pilar Lozano, agradecieron los esfuerzos de los brigadistas. “Son muchísimos”, dijo Sáez, mientras Lozano justificó la ausencia de medios aéreos por las dificultades para sobrevolar la zona con la humareda, las corrientes de aire y las altas temperaturas.

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, se reunió con varios alcaldes de la zona y realizó una llamada a la responsabilidad —que no tuvo el PP en los graves incendios forestales de 1994, según explicó— para estar al lado de los efectivos que luchan contra el fuego y los afectados. “Tiempo habrá para calibrar lo sucedido”, indicó Puig.

Menos tibios fueron Compromís, que anunció que pedirá un pleno en Cortes extraordinario. “Esta catástrofe podría haberse evitado, en parte, con prevención”, dijo Mònica Oltra.

Josep Lluís Torró, de Esquerra Unida, acusó al Consell de dejar “bajo mínimos” la política de prevención de incendios.