La sombra de Matadero

Inaugurada la terraza del centro cultural de Arganzuela para un verano a cubierto con cine, conciertos y actividades lúdicas en una plaza de camino al río

Últimos preparativos en la terraza de Matadero.
Últimos preparativos en la terraza de Matadero.CARLOS ROSILLO

Lo de ponerle puertas al campo siempre se ha mencionado como un imposible. Y lo de poner sombras cuando no hay árboles parece tres cuartos de lo mismo. En esto que llegó Andrés Jaque (Madrid, 1971) con sus ideas y su arquitectura pensada para el disfrute del espacio público e hizo la sombra y, del Centro Cultural Matadero (Paseo de la Chopera, 14), una fresca y floreciente calle hacia el Manzanares en la que pararse a hacer cosas por el camino.

El arquitecto Andrés Jaque ha creado unas estructuras con dispositivos de riego de campo y lonas de invernadero

Usando los dispositivos de riego de los campos (esas grandes estructuras metálicas con ruedas de tractor que se ven desde las carreteras y que avanzan a motor dejando caer chorros de agua sobre las tierras cultivadas) y lonas de invernadero (en este caso de tipo veneciano: a rayas azules y blancas) ha logrado cubrir una importante parte de la gran plaza de Matadero, que pedía a gritos un refugio para el sol.

Las ha llamado Escaravox. Y, no conforme con dar sombra, a esas estructuras les ha añadido plantas enredaderas (plantadas dentro de sacos de escombros, “de 8 euros cada uno”). Luego ha instalado pantallas, proyectores, monitores y altavoces en cajas de metacrilato, para ver “vídeos, películas, fotos de boda…”. Y, para que nadie se tenga que quedar de pie, ha construido unas gradas sobre unas escaleras metálicas móviles de tres peldaños, sencillamente colocando sobre los escalones sillas de plástico desde las que ver esos conciertos y proyecciones al aire libre y sin la insolencia del sol estival.

El colectivo ¡JA! se encarga de programar la recién terraza con actividades culturales y lúdicas los jueves. Los viernes lo hará el público

Todo quedó montado e inaugurado ayer después de (¡una pena!) la torrada del pasado fin de semana del Día de la Música. La sombra de Matadero ha costado diez veces menos que el acontecimiento musical: 100.000 euros (“Jaque… mate”). Al menos, el año que viene se estará algo más fresco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Completan la propuesta de ocio y paseo en la terraza del macrocentro cultural, por el que se deja ver ya gran parte de la cultura emergente madrileña, una programación elaborada por el colectivo ¡JA! (Rocío Ballesteros y Christian Fernández Mirón) que, los jueves desde las 21.00, propondrá música, performances, cine, juegos, presentaciones, fiestas temáticas… con los colectivos y proyectos independientes de la capital. Los viernes quedan abiertos para el uso de los madrileños. Matadero ya luce su sombra.

Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz

Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS