Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta apuesta por acentuar el perfil empresarial del Gaiás

Cultura creará un vivero de compañías y abrirá el complejo a otras actividades

Los conselleiros de Facenda, Elena Muñoz, y Cultura, Xesús Vázquez, ayer en el Gaiás.
Los conselleiros de Facenda, Elena Muñoz, y Cultura, Xesús Vázquez, ayer en el Gaiás.

Algo más de once años después de que se diesen los primeros pasos para la construcción de la Cidade da Cultura, el complejo cuenta por primera vez con un plan estratégico en el que se establecen los objetivos y los medios para conseguirlos. Las líneas maestras del mismo fueron avanzadas ayer por parte del conselleiro de Educación e Cultura, Xesús Vázquez, y de la responsable de Facenda, Elena Muñoz. Habrá que esperar al martes para saber el contenido completo del plan, que será presentado en el Parlamento por el propio Vázquez, pero por lo que se supo ayer el recinto del Gaiás va a dejar de ser un simple contenedor de actos culturales para convertirse también en un vivero de empresas creativas que apuesten por la innovación.

La música suena bien pero ahora habrá que esperar para ver si es posible convertir lo que son buenas intenciones sobre papel en realidad. Además, el cambio de rumbo del Gaiás habrá que afrontarlo con menos recursos públicos ya que habrá un recorte paulatino que dejará la aportación de la Xunta en la mitad de la actual, que ronda los diez millones de euros anuales. El objetivo es que la consecución de nuevos patrocinios públicos y privados y la generación de ingresos con las actividades a celebrar en el complejo permitan limitar al máximo el suministro de fondos públicos.

“Tendremos dos edificios en los que la prioridad será la generación de empleo y otros dos que apostarán por la cultura”, indicó Vázquez. Los dos primeros serán el Centro de Emprendimiento Creativo, ubicado en el actual edificio del Archivo, y el Centro de Innovación Cultural e de Modernización Tecnolóxica, que ahora se llama Edificio de Servicios Centrales.

Los centros con un contenido puramente cultural serán la Biblioteca y el Archivo de Galicia (integrados en una sola unidad) y el Museo Centro Gaiás, hasta hoy llamado Museo de Galicia. Sería de agradecer que este fuese la nomenclatura definitiva para los edificios.

Estos han sufrido diversos cambios de nombres incluso cuando su construcción aún no estaba iniciada, como ocurrió con el Teatro de la Música que luego se llamó Escenario Obradoiro. En realidad, lo único que puede verse de este edificio, actualmente paralizado, son los cimientos. El Centro de Arte Internacional, que también tuvo diversos usos y nombres, es el otro edificio cuya construcción se ha interrumpido. Por las palabras del conselleiro no hay previsión alguna para reanudar las obras, después de la paralización anunciada el año pasado. Vázquez insistió en varias ocasiones en la apuesta por la austeridad que conllevará esta nueva etapa que se abre en el recinto. En esta línea, recordó que otros recintos culturales como el Museo Reina Sofía, el Guggemheim de Bilbao y la Casa da Música de Oporto tienen presupuestos muy superiores al que cuenta en la actualidad la Cidade da Cultura. El conselleiro olvidó añadir que la amplia programación cultural que ofrecen estos centros no puede compararse con la que, por el momento, presenta el recinto del Gaiás.

Según las explicaciones ofrecidas ayer, la Xunta pretende convertir al Gaiás en una especie de laboratorio cultural que acoja a emprendedores culturales capaces de desarrollar proyectos innovadores y generadores de empleo. Entre los objetivos concretos a alcanzar, Vázquez citó la creación de 70 nidos de empresas, la formación de 3.600 profesionales, la suscripción de 700 acuerdos de colaboración con industrias culturales y alcanzar la cifra de 500.000 visitantes. Todos ellos se marcan para el año 2015. Una de las primeras medidas que se tomarán para poner en marcha el nuevo carácter empresarial que se quiere dar al complejo es el traslado de las dependencias de la Axencia Galega de Industrias Culturais (Agadic) al Gaiás.

Una de las claves para que este modelo pueda funcionar será la consecución de nuevos apoyos públicos y privados que se sumarían a los socios empresariales que ya forman parte de la Fundación Cidade da Cultura. Vázquez insistió en que el plan apuesta por la sostenibilidad económica y social del recinto, a través de la combinación de actividades turísticas, culturales y recreativas. Con el objetivo de obtener recursos las instalaciones se alquilarán a las empresas que deseen utilizarlas y también se generarán recursos con actividades de pago como conciertos y exposiciones. Vázquez explicó, a modo de resumen, que el objetivo es “hacer más con menos”. Ahora el reto es conseguir nuevas fuentes de financiación en un momento en que el sector cultural también está sufriendo los embates de la crisis.

La Cidade da Cultura acogerá en el año 2014 el Womex, la mayor feria profesional del sector musical del mundo. El único acontecimiento puramente cultural que se anunció ayer fue la apertura de una exposición sobre el Camino de Santiago, que seguramente se celebrará en el Museo, donde la semana pasada se abrió la exposición Gallaecia Petrea, que ha supuesto un coste que ronda el millón y medio de euros. Este tipo de iniciativas pretenden acercar el Gaiás al público internacional. Otro de los aspectos en los que se incidió durante el acto de ayer es la apuesta por promover el intercambio cultural entre Galicia y Portugal y Latinoamérica.

La conselleira de Facenda explicó en su intervención la necesidad de apostar por la innovación para que el Gaiás puede acceder a los fondos europeos del nuevo período que se abre en el año 2014. “Se trata de facilitar el acceso a la financiación a los creativos para que puedan desarrollar sus proyectos. Debemos demostrar que somos una región creativa”, apuntó Elena Muñoz, quien recordó que Galicia ya cuenta con un sector cultural y creativo “de primer nivel”. En su opinión, la Cidade da Cultura debe convertirse en el principal polo de desarrollo de esta estrategia. “Los creativos tienen que ser también emprendedores”, concluyó la conselleira.

Sin preguntas, sin Feijóo y con muchas dudas

La moda de presentar planes importantes sin permitir a los periodistas realizar preguntas vivió ayer un nuevo capítulo. Después de una larga presentación en la que hablaron tres oradores y se exhibieron varios vídeos, los informadores se quedaron sin poder realizar preguntas. Vázquez lo justificó al señalar que antes de entrar en detalles tiene que presentar el contenido del plan a los grupos de la Cámara gallega.

El acto de presentación contó con la asistencia de numerosos representantes de las empresas e instituciones que forman parte del patronato de la Fundación Cidade da Cultura. Quien no acudió fue el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien prefirió desplazarse por la mañana a la Mariña lucense y presidir el acto de entrega de las banderas azules a las playas gallegas reconocidas con esta distinción. Feijóo había advertido el día anterior que Vázquez ofrecería todos los detalles sobre el Plan Gaiás. Sin embargo, la imposibilidad de realizar preguntas impidió resolver muchas dudas.