Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cleries anuncia una ley de dependencia catalana para el próximo año

El consejero de Bienestar apuesta porque las ayudas dependan del tipo de usuario

Josep Lluís Cleries.
Josep Lluís Cleries.

Gobierno catalán se ha comprometido a aprobar durante esta legislatura una ley de dependencia catalana. El consejero de Bienestar Social y Familia, Josep Lluís Cleries, ha anunciado este martes en el Parlament que está trabajando en el redactado de la nueva normativa, que tendría como elemento diferenciador el hecho de que la ayuda al usuario se otorgaría según el origen de su dependencia (envejecimiento o discapacidad). Cleries tiene previsto tener lista a finales de este año, para que a principios de 2013 inicie su trámite parlamentario, que podría durar medio año.

La principal diferencia con la ley de dependencia actual, dictada por el Estado, es la diferenciación de las ayudas según el destinatario. "Ahora se tratan por igual a personas mayores, discapacitados y enfermos mentales, pero con la nueva normativa queremos buscar la atención diferenciada de cada colectivo", ha justificado Cleries.

Otro de los elementos que quiere potenciar el consejero es la prestación de la cartera de servicios (plaza en residencia, ayuda domiciliaria, teleasistencia) por encima de las simples ayudas económicas. Actualmente estas últimas suponen el 60% del total. De hecho, la normativa actual busca priorizar los servicios, pero estos resultan más caros, cosa que está haciendo que con la crisis proliferen más las ayudas económicas.

La existencia de una ley propia no supone más recursos económicos, ha reconocido el consejero, quien ha confesado que la idea es disponer de la normativa "cuando la situación económica mejore". La mayor parte de la financiación procede del Estado, aunque la Generalitat puede añadir fondos de forma complementaria, aunque la delicada situación de las finanzas autonómicas no dejan lugar a que se destinen más recursos actualmente. El gobierno catalán apuesta porque las transferencias del Estado en materia de dependencia sea diferente para cada comunidad autónoma, ya que "el coste del servicio es muy diferente".

Según el consejero, el objetivo de la nueva ley es poner en práctica "las competencias exclusivas" que tiene Cataluña en materia de servicios sociales "y que el Estado nos ha pisoteado", ha terciado Cleries. El titular de Bienestar ha criticado que la ley de la dependencia estatal "lamina las competencias de la Generalitat", pero ha augurado que la futura normativa catalana puede generar un "conflicto competencial con el Estado".