Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matricularse en la Universidad costará 400 euros más que hace dos años

Entre 2008 y 2012 el coste de las tasas universitarias ha aumentado el 59%

La consejera de Educación, María José Catalá, junto al secretario autonómico, Rafael Carbonell.
La consejera de Educación, María José Catalá, junto al secretario autonómico, Rafael Carbonell.

La política de ajuste fiscal puesta en marcha por el Gobierno central para combatir el endeudamiento de las comunidades autónomas tendrá un impacto directo sobre la educación superior en septiembre. El próximo curso, el incremento del coste medio de una titulación en el sistema universitario público será de 400 euros más que hace dos años. Es decir, que una carrera de experimentalidad baja pasará a costar de 700 euros a 1.100.

La consejera María José Catalá presentó este lunes al Consejo Valenciano de Universidades el decreto que fija las nuevas tarifas, que encarece el precio de la primera matrícula un 33% respecto del año anterior; un 35%, en segunda matrícula; y penaliza a los repetidores de terceras y cuartas matrículas aplicando subidas del 75% y el 100%.

La Generalitat se sitúa así entre las comunidades que han optado por situarse en la franja medio-alta de la subida ordenada por el Ministerio de Educación. La matrícula universitaria valenciana acumula con este nuevo incremento un crecimiento del 59% en cuatro cursos, desde 2008. De forma que la petición de los rectores de que la Generalitat aplicara una “mayor contención” en los precios ha caído en saco roto.

“Esta subida del 33% en primeras matrículas para el próximo curso es importante, más si se tiene en cuenta que entre 2008 y 2011 los precios ya subieron un 26%”, insistió el rector de la Politécnica de Valencia, Juan Juliá. “Los rectores”, añadió el portavoz del sistema universitario público valenciana, “habíamos solicitado una mayor contención dado el difícil momento actual que atraviesan las familias valencianas”.

Para los representantes de los estudiantes, Sergio Toledo y Gabriel Salinas, se trata una medida “absolutamente desproporcionada e injusta”, que tendrá impacto en la caída de matriculaciones. El secretario general de enseñanza de UGT, Guillermo Martí, estima que en dos cursos habrá “unos 10.000 alumnos menos matriculados”.

Los estudiantes consideran la medida “desproporcionada e injusta”

El encarecimiento de los precios de las universidades públicas, en contra de la “contención” que han reclamado sin éxito y de forma insistente los cinco rectores del sistema universitario público valenciano, camina de la mano del aumento de una mayor oferta de másteres y titulaciones privadas.

El año que viene la oferta de títulos, másteres y doctorados públicos y privados en conjunto crece en 95, de los cuales 43 corresponden a las universidades Cardenal Herrera CEU, la Católica y la Valencian International University.

Las universidades públicas, por su parte, ofertarán “cinco títulos de grado nuevos”, que habían solicitado debido a la “existencia constatada de demanda”, explicó el portavoz de los rectores Juan Juliá.

Aunque Juliá calificó la nueva oferta de títulos públicos de “ejercicio de responsabilidad”, la autorización de en conjunto de esos 95 títulos choca estrepitosamente con la política de “racionalización” de la oferta formativa superior enunciada por el presidente Alberto Fabra desde que llegó.

Fabra ha insistido en la necesidad de cerrar o suprimir aquellos títulos o másteres que funcionan con menos de 15 alumnos. En esa dirección, Guillermo Martí, de Fete-UGT, recordó que hay un proyecto para “reducir el mapa de titulaciones con la finalidad de racionalizar la oferta pública”.

El trasvase de alumnos hacia los campus privados es ya una realidad

En medio de esta polémica decisión, la Consejería de Educación acordó, además, dar el visto bueno al último “trámite formal” para que la Universidad Europea de Madrid se convierta en la tercera universidad privada del sistema valenciano.

La consejera de Educación, María José Catalá, justificó esta decisión en base a que la UEM ya está implantada en la Comunidad Valenciana “como centro adscrito” a la matriz de Madrid.

Esta aprobación se hizo en contra del criterio de los rectores que ven cómo, a la subida de tasas universitarias que puede verse reflejada en una caída de matrícula en el sistema público, se suma ahora una mayor competencia con la ampliación de la oferta de títulos privados, a la que los alumnos con menor nota de corte pueden acceder con facilidad.

Este trasvase de alumnos hacia los campus privados es ya una realidad en carreras muy demandas en el sistema público como Magisterio y Medicina (con notas de corte muy elevadas).

“En este momento, el sistema universitario valenciano público y privado ya es suficiente para la demanda que hay”, reflexionó Juliá, que mostró su oposición a que el pleno del Gobierno valenciano apruebe definitivamente el cambio de estatus de la Universidad Europa de Madrid.

Toledo criticó el proceso de “privatización” de sistema universitario valenciano

“Tendríamos que valorar qué puede aportar al sistema universitario valenciano dentro de los estándares de excelencia nacionales e internacionales”, apuntó Juliá.

El golpe por la subida de tasas el próximo curso y por la privatización de la universidad fue duramente criticado por los representantes de los estudiantes en el Consejo Valenciano de Universidades. Sergio Toledo, de la Jaume I de Castellón, y Gabriel Salinas, de la Universitat de València, mostraron su desencanto por el resultado final de la reunión.

Tras muchas movilizaciones y tras reconocer que se abrió “un proceso de diálogo con la Consejería de Educación” el resultado, sostuvo Salinas, “es un fracaso total”. Toledo criticó el proceso de “privatización” de sistema universitario valenciano.

“Los máximos responsables no se han movido ni un milímetro y muestra de ello es que la subida es la misma que la anunciada por la Generalitat en abril pasado”, antes de las masivas protestas y huelgas estudiantiles.

En lo que sí ha habido “sensibilidad”, apuntan los rectores, es en fijar un “precio único” de 2.500 euros para los másteres no vinculados a profesiones. Y en los relacionados con el decreto de profesiones la subida será la misma que la aplicada para las tasas.

Catalá considera que permitirá mantener la “competitividad” que tienen los másteres valencianos entre los estudiantes latinoamericanos. “Un tercio de los estudiantes de máster proceden de Iberoamérica”, certificó Juliá, que aplaudió la decisión, ya que en el resto del Estado los precios se disparan hasta los 5.000 euros por máster.

Otro punto, el de aumentar las becas está en marcha. Educación multiplicará por ocho la dotación de becas, con 16,5 millones el próximo curso. Aunque los estudiantes Salinas y Toledo advierten que la Generalitat se limita a cubrir el recorte de becas del ministerio.

Ante este escenario, el rector de la Jaume I de Castellón, Vicent Climent, pidió al Consell que aplique la Ley de Tasas que permite “fraccionar el pago en dos plazos”. Catalá se comprometió a estudiarlo.

Lo que costará estudiar una carrera el curso 2012-2013

Decreto de la Generalitat. Los estudios de grado tendrán una subida del 33% en las primeras matrículas, 35% para las segundas y 75% y 100% para las terceras y cuartas, respectivamente.

Precio del crédito. En las carreras de experimentalidad 1, el crédito costará 12,91 euros. En el nivel 2: 13,95 euros. En el nivel 3: 15,29 euros. En el nivel 4: 18,88 euros y en el nivel 5: 19,72 euros.

Repercusión subida por carreras. Por ejemplo, Administración de Empresas (ADE), con una experimentalidad 2, pasará de costar en primera matrícula 784 euros a 1.045. Los estudiantes de Medicina (experimentalidad 5) pagarán 1.478 euros frente a los 1.139 actuales en primera matrícula y los de Arquitectura (experimentalidad 4) pagarán 354 euros más, al pasar de 1.063 euros a 1.416.

Másteres vinculados a profesiones no reguladas. La Consejería de Educación ha fijado un precio único de 42 euros por crédito para los másteres que no estén vinculados a profesiones reguladas, por lo que todos costarán 2.500 euros.

Másteres necesarios para ejercer una profesión. La subida del precio del crédito tendrá el mismo tratamiento que la subida de tasas aplicadas a los títulos de grado.

Segunda subida desde 2010. En 2011, Educación ya subió la matrícula un 7,5% para los recién ingresados (es decir, entre 50,6 y 77,3 euros más por el primer año de matrícula) y un 75% para los repetidores, lo que supuso ir a la banda ancha de las subidas aprobadas por el Gobierno del 3,6% y el 7,5%

Aumento de becas. La Generalitat se compromete a multiplicar por ocho las becas universitarias, con lo que destinará 16,5 millones de euros, en vez de los 2 que ha destinado este curso. Calculan que se beneficiarán unos 50.000 alumnos, el 37% de los 135.000.

Más información