El PSC lleva 50.000 firmas al Parlament en defensa de las guarderías

Los socialistas impulsan una resolución para revertir los recortes en estos centros infantiles

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) ha llegado la mañana de este viernes al Parlament de Cataluña cargado con media docena de cajas que contenían más de 50.000 firmas que reclaman el fin a los recortes en las guarderías. Los socialistas también han registrado una propuesta de resolución pidiendo la continuidad del modelo de jardines de infancia actuales y que la Generalitat vuelva a recuperar la subvención a estos centros.

Más información

Las guarderías, la mayoría de titularidad municipal, se financiaban hasta hace dos años a partes iguales entre Generalitat, Ayuntamientos y familias. El año pasado, el Departamento de Enseñanza inició una retahíla de recortes en su aportación a estos centros que ha supuesto pasar de los 1.800 euros por niño y año antes de la llegada de CiU al Gobierno catalán a los 875 euros para el próximo curso que el Departamento anunció esta misma semana. La parte de la financiación que no cubre la Generalitat ha tenido que ser asumida por los Ayuntamientos, pero básicamente, por las familias, que han visto cómo se incrementaban las cuotas notablemente. Si los recortes continúan “muchas guarderías tendrán que cerrar”, ha alertado este viernes Pere Navarro, primer secretario del PSC.

En la propuesta de resolución, los socialistas piden a la Generalitat que “garantice la continuidad de la red de guarderías” y que recupere el modelo de financiación por tercios, esto es, que la Generalitat vuelva a aportar 1.800 euros por plaza. El PSC también pide estudiar un sistema de financiación a medio y largo plazo en el que el principal pagador sea la Generalitat, en tanto que titular de las competencias en educación. Los socialistas proponen que la Administración autonómica se encargue del 50% del coste de las guarderías y la mitad restante se divida entre Ayuntamiento y familias por igual. Es un modelo muy diferente del propuesto por la Generalitat para el próximo curso, en que las familias pagan el 50% del coste y las Administraciones locales y autonómicas, el 25% cada una.

Pere Navarro considera que la petición de su partido no es “imposible de conseguir”, sino que depende de la “voluntad” del Gobierno catalán”. “Aquí hay una obsesión por recortar, y no por mejorar los ingresos”, ha espetado Navarro, quien reclama luchar contra el fraude fiscal y recuperar el impuesto de sucesiones para destinar los ingresos extra a evitar los recortes en educación y sanidad.

Navarro también se ha mostrado seguro de que conseguirá los apoyos políticos necesarios para tirar adelante la resolución en el Parlament y espera “que se cumplan los mandatos” de la Cámara catalana, ha espetado molesto, recordando que hace solo unas semanas se aprobó por una amplia mayoría (excepto CiU) una moción similar en que se reclamaba a la Generalitat recuperar la aportación de los 1.800 euros por plaza. Días después, la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, confirmaba que la subvención para este curso que acaba se recortaba a 1.300 euros, y para el próximo, en 875 euros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción