Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT aplicará un ERE de seis meses de supensión en los próximos dos años

La medida afecta a 166 de los 340 empleados, el 49% de la plantilla, pero no habrá despidos

Militantes de UGT en una manifestación por el centro de Barcelona.
Militantes de UGT en una manifestación por el centro de Barcelona.

 El sindicato UGT ha cerrado sin despidos el proceso de reestructuración interna para ahorrar en el capítulo personal. Con todo, aplicará un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal (de seis meses en los próximos dos años) a 166 de sus 340 empleados (el 49% de la plantilla). Visto de otra forma, es una reducción de jornada y sueldo del 25%, que en función de cada empleado se podrá aplicar en meses continuados, semanas u horas al día.

Otras 59 personas, entre ellas las de los servicios jurídicos, tendrán una reducción de jornada y sueldo menor, debido a su alta carga de trabajo, y otras 40 pasarán de contrato fijo a fijo discontinuo. Estos últimos son los organizadores sindicales, que actúan como comerciales de la organización: visitan empresas y su trabajo tiene como pico los periodos de elecciones sindicales. La plantilla de UGT votó estos ajustes el pasado 23 de mayo. De 232 empleados votaron a favor 184 (el 80%). El ERE cuenta con el visto bueno del Departamento de Empresa y Empleo de la Generalitat desde el pasado 11 de junio.

En conjunto, las tres medidas permitirán un ahorro de un millón de euros en 2013 y de 1,3 millones en 2014. El secretario general del sindicato, Josep Maria Álvarez, explicó el contenido del acuerdo tras la apertura del quinto comité nacional de la organización. “Estas medidas nos permitirán abordar los dos próximos años con un mínimo de tranquilidad”, subrayó Álvarez, que también celebró “el intento de repartir la afectación de forma temporal entre toda la plantilla para que nadie pierda el empleo”.

El sindicato reconoció a mediados de mayo que estudiaba “medidas de ajuste” para afrontar sus problemas de liquidez. Además de la caída de afiliaciones y de las cuotas que han experimentado (porque los trabajadores parados pagan una cuota menor que los activos), las Administraciones públicas les deben 4,3 millones de euros en concepto de subvenciones desde 2009.

El presidente del comité de empresa del sindicato, Nacho Flores, celebró también el acuerdo y, sobre todo, “que no haya extinciones de contrato, como ocurrió en CC OO”, donde el ajuste se cerró en marzo con 47 despidos y una rebaja salarial del 7%. “Los números no dejaban margen para otra salida”, manifestó el presidente del comité, que integran 16 delegados más uno por demarcación territorial.