Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metromálaga insiste en que las dos líneas estarán listas para arrancar en febrero

La consejera de Fomento elude dar fechas en su primera comparecencia parlamentaria

Estado actual de las obras del metro de Málaga en Callejones del Perchel
Estado actual de las obras del metro de Málaga en Callejones del Perchel

Muy pocas veces un responsable político es más prudente que sus técnicos cuando se refiere a previsiones y plazos de obras. Pero en el caso de la nueva consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, parece ocurrir lo contrario. Las recientes declaraciones de la responsable de IU sobre la imposibilidad de dar una fecha para la entrada en funcionamiento del metro de Málaga han causado, además del lógico revuelo político, una gran sorpresa entre los distintos estamentos implicados en la infraestructura.

 

Tanto la dirección de la empresa mixta Metromálaga como de la Agencia de Obra Pública de Andalucía, dependiente de la consejería, insisten en que con el actual ritmo de las obras los plazos se cumplen y las líneas 1 y 2 desde sus puntos de destino hasta la estación central María Zambrano estarán en condiciones de empezar a funcionar en febrero, cuando estaba previsto. “Técnicamente no hay razón para lo contrario, la obra va a estar lista”, insistió un portavoz de la agencia pública.

Otra cuestión es que haya una decisión política, por motivos económicos, de aguantar más tiempo. La consejera no fue nada explícita al respecto con ocasión de su primera comparecencia en el Parlamento, ayer, para dar a conocer las líneas estratégicas con las que plantea su gestión. Cortés se limitó a decir que concluir los metros de Granada y Málaga son una prioridad para la consejería, pero no dio más pista que un cierto énfasis al pronunciar Málaga ante el revuelo ocasionado por sus declaraciones anteriores.

Si comentó después que el modelo seguido para construir el metro de Málaga no es del agrado de IU, que hubiera preferido hacerlo en superficie, pero ya es pasado. “Desde el principio hemos subrayado en la agenda los metros de Granada y Málaga porque hay que resolver los problemas de movilidad de los trabajadores”, insistió.

El alcalde espera la convocatoria de la comisión mixta para tratar todos los asuntos pendientes

Tampoco desveló Cortés la solución que se va a dar a las obras entre la estación María Zambrano y Guadalmedina, un tramo de 700 metros común a las dos líneas con las que tendrían casi el doble de demanda de viajeros (15 millones anuales frente a los ocho que puede conseguir con los tramos previstos para febrero). Estas obras se encuentran paralizadas para disgusto de comerciantes, vecinos y Ayuntamiento de Málaga. El alcalde, Francisco de la Torre, que espera que la consejera convoque la comisión de seguimiento del metro, insiste en que si no hay un horizonte definido a corto plazo sobre estas obras, lo mejor sería tapar las zanjas y reabrir las calles afectadas al tráfico.

Según la dirección de Metromálaga, si las obras se reanudaran y se ejecutaran al ritmo que tuvieron cuando se acometió el tramo, en cuatro meses podría ya cerrarse las zanjas en Callejones del Perchel y en otros ocho meses en la glorieta Albert Camus, y los trenes podrían circular a finales de 2013.

En su comparecencia parlamentaria, Cortés anunció un nuevo plan concertado de vivienda y suelo que básicamente contemplará viviendas en alquiler y la rehabilitación del parque actual y que el transporte público colectivo será “eje prioritario”.