Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Pepa se viste de bulería

Sara Baras presenta su espectáculo 'La Pepa' en el Palacio de Congresos de Valencia

Los espectadores podrán disfrutar del montaje los próximos días 7, 8 y 9 de junio

La bailaora Sara Baras en uno de sus espectáculos.
La bailaora Sara Baras en uno de sus espectáculos.

Hemos convertido un personaje en un símbolo con carácter”. Así resume Sara Baras su último espectáculo, La Pepa.Un montaje que lleva preparando desde hace tres años, en coordinación con el Ayuntamiento de Cádiz, y que representará en el Palacio de Congresos de Valencia los próximos días 7, 8 y 9 de junio.

“Es un recorrido por estampas que aunque refleje la época de entonces está hecha por un guitarrista de hoy”. El tiempo al que se refiere es marzo de 1812, cuando se firmó la Constitución que lleva por nombre el espectáculo y de la que ahora se celebra su segundo centenario. “Para nosotros”, señala Baras, que siempre habla en nombre de su equipo, “era muy importante no solo lo que este documento significa sino exportar un trozo de nuestra tierra a otros lugares”.

Esta nueva producción, dirigida y coreografiada por ella misma, es la primera de la artista después de un año y medio retirada de las tablas debido a su reciente maternidad. Una circunstancia que le ha permitido tomarse más tiempo para “leer, estudiar y ensayar” de forma exclusiva. “Ha sido muy emocionante, porque podía detenerme en cada detalle. Y no como generalmente, que tenemos tres giras simultáneas”, se queja risueña. La obra cuenta con un equipo de baile formado por ocho chicas, cinco chicos y con el bailaor José Serrano como invitado. La creación musical corre a cargo del gaditano Keko Baldomero e incluye una pieza del violinista libanés Ara Malikian. “El conjunto es asombroso. Creo que transmite una fuerza brutal”, apunta, “que está acorde con la idea del flamenco”. “El momento en que los diputados proponen artículos es una alegría, y a la Pepa le hemos puesto una soleá por bulería”, explica, “que casaría también con el momento extraño actual. Porque tenemos que soñar, por lo menos para olvidar las penas”, sentencia.