Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ribó denuncia un millón de euros de desfase en el servicio de la grúa

Novo asegura que es todo correcto pero anuncia que no prorrogará el contrato

El servicio municipal de la grúa de Valencia, que presta Cleop-Servicleop, encargado de la retirada de coches de la vía pública, arrojó en 2011 un saldo en contra del Ayuntamiento de Valencia de 1,3 millones de euros. Un hecho insólito, observó el viernes el concejal de Compromís Joan Ribó, que pidió al gobierno local que justifique el desfase, ya que en las dos anualidades anteriores, las de 2009 y 2010, los ingresos y gastos del servicio estaban prácticamente equilibrados, con unas diferencias no superiores a 200.000 euros.

Ribó atribuyó el saldo en contra para el Consistorio en los cambios de criterio a la hora de retirar los coches. Hasta 2008, si la grúa había empezado a llevarse el vehículo pero este no se trasladaba al depósito municipal se pagaba 69 euros si el coche pesaba más de 1.000 kilos o 37,51 euros si su tara era inferior. A partir de 2008, sin embargo, todos los coches pagan la misma tasa, 37,51 euros.

De acuerdo con el contrato, Ribó apuntó que el Consistorio debía obtener unas ganancias netas del 12 al 14% de lo recaudado por las tasas. Sin embargo, en 2011, el Ayuntamiento ingresó 6,1 millones de euros por la tasa de retirada de vehículo y pagó a la empresa 7,5 millones de euros. De ahí sale la diferencia en contra del Consistorio de 1.3 millones.

El concejal delegado de Transportes, Alfonso Novo, explicó en el último pleno municipal que la unificación de la tasa llevada a cabo en 2008 hace que el dueño del coche pague 27,51 euros, pero el Consistorio, obligado por contrato, deba abonar a Cleop-Servicleop 69 euros en el caso de los coches de más de 1.000 kilos, es decir, un gasto de 35.000 euros al mes para el Ayuntamiento. De ahí que Novo haya anunciado que el contrato, que caduca a finales de 2012, no se renovará por este motivo.

Según Ribó, el argumento de Novo explica 400.000 euros de los 1,3 millones del desfase, pero resta por justificar el millón restante. “Los 400.000 euros nos parece un regalo a la empresa”. El concejal de la oposición ha denunciado que la sociedad adjudicataria del servicio tampoco cumple con otras condiciones del pliego, como es el insuficiente número de bases, menos trabajadores de los 120 comprometidos e inversiones en sistemas informáticos.

Novo replicó el viernes, de nuevo, a Ribó. “A estas alturas no sabemos si Compromís está de acuerdo con la decisión del Gobierno municipal de no prorrogar el contrato o defiende que se siga prestando”, manifestó en una nota de prensa.

Novo acusó a Ribó de mentir y achacó los ingresos que el Consistorio hace a la empresa que gestiona el servicio de la grúa a la “cláusula blindada” que justifica todas esas cantidades por las que pregunta el concejal de la oposición.

El equipo de gobierno reconoce que desde el año 2008 se ha producido una progresiva reducción en el número de retirada de vehículos por parte de la contrata. De hecho, los ingresos y gastos del servicio rondaron en 2009 los 8,4 millones de euros y los 7,4 en 2010. El año pasado la recaudación de la tasa se desplomó hasta los 6,1 millones de euros.

Alfonso Novo ha remitido al concejal de Compromís al Servicio Fiscal y de Tesorería si quiere conocer los datos y motivos de las cantidades recaudadas.

“Seguimos opinando que es imposible que este servicio salga deficitario y por eso pedimos una explicación”, reiteró Ribó. El concejal no se mostró satisfecho con las explicaciones que Novo le dio en el pasado pleno local. Compromís entiende que tras el desfase hay un deficiente control por parte del equipo de gobierno a la concesionaria. “Hay una permisividad en el pago de los servicios a un precio mayor de la tasa”, reitera Ribó

Este grupo municipal reclama, por tanto, al Gobierno municipal de Valencia una explicación y que aproveche que no va a renovar el contrato con Cleop ara “municipalizar” el servicio de la grúa. “Sin duda todo esto no pasaría si la retirada de vehículos no fuera una concesión a una empresa privada y fuera realizada directamente por los servicios del Ayuntamiento”,

Por último, el portavoz de Compromís se mostró sorprendido por la descoordinación de informes al respecto de la policía y del Servicio de Circulación y Transportes. Novo lo negó e insistió en que tanto la Policía Local como el Servicio Fiscal han aconsejado no prorrogar el contrato.