Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta beneficia un proyecto empresarial de un exalcalde de Xinzo

El exsenador Isaac Vila declaró de interés público el negocio cuando era regidor

Vista del polígono industrial de Xinzo de Limia
Vista del polígono industrial de Xinzo de Limia

El Ayuntamiento de Xinzo de Limia (PP) regalará los terrenos, la Xunta pagará la urbanización de la parcela tras modificar, ex profeso, una normativa urbanística y la Consellería de Industria podría subvencionarlo con el Plan Impulsa. Si este triángulo de casualidades se cierra con la ayuda anunciada por Javier Guerra, el proyecto privado del Centro Industrial Cárnico de Alta Tecnología (Cicat) será levantado en la llanura limiana gracias a fondos públicos. Lo promueve Grupo ICG, empresa de la que Isaac Vila (exalcalde popular de Xinzo y exsenador) es consejero desde finales de 2011.

Vila, regidor de Xinzo durante 25 años hasta su dimisión en octubre de 2010, ha reconocido a este diario que es “consejero del Grupo ICC desde hace aproximadamente medio año”: “Solo estamos pendientes de que la Xunta de Galicia finalice la modificación del polígono para que el ayuntamiento nos ceda los terrenos”.

Según los plazos que maneja el consejero y exregidor inhabilitado por tráfico de influencias cuando era la mano derecha de José Luis Baltar en la Diputación, “el 1 de julio deberían comenzar las movimientos de tierra, aunque podría retrasarse hasta septiembre”. Precisamente, el 23 de septiembre pero de 2011, responsables del proyecto se reunían con técnicos del Ayuntamiento para visitar la parcela municipal de 74.000 metros cuadrados que regalarán a la empresa. Manuel López Casas, actual edil de Urbanismo, aseguró en ese encuentro que contaban “con el compromiso de la Consellería de Industria de que no habría ningún problema con el proyecto”.

Vila se entrevistó recientemente con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el cual expresó su respaldo a la iniciativa, según fuentes consultadas. Precisamente el Gobierno gallego ultima una modificación del plan de ampliación del polígono industrial de Xinzo aprobada en marzo de 2007 para beneficiar al Cicat. El objetivo es trocear la ampliación (695.860 metros cuadrados) en fases y construir solo la primera (74.656 metros) con el fin de “dar viabilidad a la implantación de una industria cárnica”. Así lo explica el documento de la consultora Diagrama Ingeniería, remitido a la Administración el 9 de enero de 2012.

Político inhabilitado y empresario rico

Isaac Vila ocupó 30 años de su vida en política. Como alcalde, diputado provincial y senador del Partido Popular rindió pleitesía al baltarismo al que ahora critica, tras forzar su dimisión en 2010. Fue regidor de Xinzo durante un cuarto de siglo, presidente del instituto económico de Baltar durante una década y vicepresidente de la Diputación. Además es uno de los políticos más ricos de Galicia.

Tres millones de euros. Ese es el importe del patrimonio que declaró ante el Senado, entre actividades empresariales, viviendas, fincas, turismos o préstamos a familiares. Y eso que tras su separación matrimonial tuvo que renunciar a buena parte de su patrimonio. Vila inició su actividad empresarial en 1965 con Droguería Agrícola, empresa que 30 años después le llevaría al ostracismo político por una condena judicial. A partir de 1970 sus cargos en diferentes sociedades se multiplicaron. Actualmente sus negocios valen 2,5 millones de euros, aunque previamente participó en otras 15 de empresas como consejero, presidente o administrador, según el Registro Mercantil.

Sus actividades empresariales se le atragantaron en los noventa. En diciembre de 1997 tuvo que abandonar sus cargos tras ser inhabilitado durante cuatro años por tráfico de influencias. El Tribunal Supremo le declaró culpable por aprobar facturas de compra en la droguería de su propiedad siendo vicepresidente de la Diputación. Seis años después y tras cumplir la condena, reconquistó el ayuntamiento de Xinzo con una aplastante mayoría absoluta. En 2008 fue imputado por un delito de ocultación de información.

La propuesta de A Limia ha sido presentada hasta en tres ocasiones. La primera, el 28 de junio de 2010 en la Diputación de Ourense con Vila aún como alcalde. Le acompañaban José Luis Baltar y Fernando Ramón, presidente del Grupo ICG. Vila se llevó bajo el brazo el anteproyecto en un fichero y Baltar llegó a asegurar que la Diputación “agilizaría los trámites administrativos para eliminar trabas”.

El 11 de mayo de 2011, la Diputación acogía una nueva presentación, esta vez con el conselleiro de Industria, Javier Guerra, y el actual alcalde de Xinzo, Antonio Pérez. Guerra aseguró que apostarían por el proyecto a través de subvenciones del Plan Impulsa. A pesar de las reiteradas peticiones ante la consellería, este diario no pudo obtener una lista de empresas beneficiadas por esas ayudas.

La última presentación tuvo lugar en marzo durante la feria Alimentaria de Barcelona. En el acto, además de Vila (como consejero), también estaba el teniente de alcalde de Xinzo, Manuel Cabas (un exedil del PSOE que fue número dos del PP en las últimas elecciones), o el presidente de ICG. Siendo aún alcalde, Vila aprobó una declaración de interés público para el proyecto que ahora tutela como empresario.

El Cicat ni es nuevo ni es exclusivo de A Limia. Ha sido paseado por Trujillo (Cáceres) y Cubillos del Sil (León). El presidente de ICG llegó a asegurar el 11 de mayo de 2011 en León que “no se va a realizar algo remotamente parecido”. Ese mismo día repetía argumentario en Ourense al lado de Guerra. Los proyectos de León y Cáceres fueron presentados como “un matadero y centro de transformado que ocupará 60.000 metros cuadrados generando 250 puestos de trabajo”. El de Xinzo replica esas cifras: 60.000 metros cuadrados generando 250 puestos de trabajo a través de un “matadero especializado que incluye un centro de tratamiento y envasado”. ICG matiza que se trata de un plan integral para poner en marcha “tres centros cárnicos de alta tecnología”. La empresa fue constituida en agosto de 2008 y tiene su sede en un edificio de viviendas del madrileño barrio de Legazpi. Está liderada por Fernando Ramón, que también participa como accionista en la sociedad Carnes Xinzo.