Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

Historia de una traición generacional

El dramaturgo Ignacio Amestoy estrena en el Festival de Otoño en Primavera ‘Alemania’,

La obra es el retrato de una juventud sin futuro obligada a salir de España

Ignacio Amestoy, premio Nacional de Teatro. Ampliar foto
Ignacio Amestoy, premio Nacional de Teatro.

El Festival de Otoño en Primavera no solo acoge año tras año a figuras mundiales del teatro como Peter Brook, Robert Lepage, Simon McBurney, Patrice Chéreau… También abre sus puertas a los autores contemporáneos de la dramaturgia española. Buena prueba de ello es el estreno hoy, en el teatro de la Abadía, de Alemania, de Ignacio Amestoy, quien la define como “la historia de una traición”. No solo la de un hombre a una mujer, sino también la traición de una generación, la de Amestoy, a la de los jóvenes sin futuro. La obra muestra cómo la joven profesional tiene que irse a Alemania para poder trabajar, como hizo su abuelo, desde Salamanca, en los años sesenta del pasado siglo y también cómo “los vendedores del arte” vampirizan a mujeres jóvenes llenas de talento.

La obra, ganadora del Premio Ciudad de Pamplona en 2011, está dirigida por Mariano de Paco e interpretada por el veterano actor Juan Calot y la joven Olalla Escribano. “Quiere ser un espejo de esta realidad que vivimos, golpeada por la crisis económica, que es también una crisis de valores”, sostiene el autor.

La generación del 68, la mía, hemos derrochado libertad y prevaricado

La historia es la de una arquitecta joven y brillante y un arquitecto veterano e ilustre. Ambos viven una situación dramática en lo profesional y en lo personal y terminan siendo dos fracasados. “Como el Ave Fénix, ellos han de renacer de sus cenizas”, explica Amestoy, nacido en Bilbao en 1947 y autor encuadrado en la generación de la Transición que en 2002 fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura Dramática. “He tenido como primera idea ver cómo se están yendo de España jóvenes preparadísimos… Había que tocar ese tema desde el teatro”, dice Amestoy.

El protagonista masculino es un arquitecto que pertenece a esa generación del 68 que ha sido irresponsable y fracasada: “Es mi generación, en la que nos hemos comportado como nuevos ricos y nos hemos creído que valía todo, que el fin justificaba los medios y hemos fracasado en relación a la generación siguiente, más preparada que nunca, pero a la que se obliga a marcharse porque los jóvenes no pueden realizarse como personas y como profesionales”, reconoce el dramaturgo.

Alemania

  • ¿Dónde? Teatro de la Abadía. Sala José Luis Alonso. Fernández de los Ríos, 42.
  • ¿Cuándo? Hoy y mañana, a las 20.00.
  • Entradas. 15,5 euros.

Con tono serio entona un mea culpa que hace extensible a sus pares: “Hemos sido la generación de la libertad, y hemos derrochado y malgastado esa libertad; de alguna forma hemos prevaricado, en el sentido de saber que lo estábamos haciendo mal y lo hacíamos; lo vemos claramente en el ámbito económico, donde sufrimos las consecuencias y también, en el desarrollo abusivo de las instituciones democráticas. Con ese estar siempre con el qué hay de lo mío, hemos sido derrochadores, y ahora toda una generación extraordinariamente preparada ve cómo les fallamos, y la solución de irse al extranjero no va a ser la misma que en los sesenta, porque, ahora, tal vez no vuelvan”.

El autor de Alemania reclama una reflexión sobre el problema de la identidad: “Lo tenemos también en el universo del teatro, donde el espectador que era ciudadano se ha convertido en consumidor; hay que reflexionar sobre la identidad, no situada en un tiempo y en un espacio, sino sobre la identidad del ser humano, como ser social”. En esta obra deja una puerta abierta; sus personajes tendrán que empezar otra vez de nuevo: “Para que vuelvan al compromiso, a comprometerse con ellos mismos y con los demás”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram