Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de limpieza convierte la T-1 del aeropuerto de El Prat en un basurero

Los trabajadores llenan de pedazos de diario la terminal

Vídeo: ATLAS

La huelga de limpieza del aeropuerto de Barcelona ha llegado a la Terminal 1. Tras los dos días de huelga realizados por los empleados que se encargan de la limpieza en el aeródromo en la Terminal 2, el paro se ha reanudado este martes en la 1. Desde primera hora, los pasajeros, tanto los que partían como los que llegaban, se han visto sorprendidos por una alud de basura en la terminal, principalmente recortes de diarios esparcidos por todo el recinto por los trabajadores.

Esta es la tercera jornada de huelga convocada por los sindicatos para exigir mejoras en la situación laboral de los trabajadores de limpieza subcontratados por AENA, que protestan por la reducción de 1,3 millones de euros del presupuesto con el que cuenta este año la empresa encargada de la limpieza del aeropuerto. Es una decisión que repercute directamente en “la reducción de los acuerdos económicos y sociales firmados por contrato”, denuncia Manuel Delgado, presidente del comité de empresa de Mantres-Ingesan, de la T-1.

Después del paro de dos días protagonizado la semana pasada por los 120 trabajadores de la empresa Vareser, encargada de la limpieza en la T-2, este martes y miércoles ha sido el turno de la T-1. Convocados por CC OO y UGT, los 250 empleados de Mantres-Ingesan han previsto un paro que durará hasta la medianoche del miércoles. Únicamente se cumplirán los servicios mínimos de limpieza en los lavabos y en la retirada de restos orgánicos.

Alrededor de un centenar de trabajadores han protestado esta mañana con sonoros pitidos y bocinazos en el interior de la T-1, que muestra un aspecto desolador debido a la ingente cantidad de recortes de periódicos que hay esparcidos en el interior del aeropuerto. Los viajeros y turistas, más sonrientes que indignados, han aprovechado para fotografiarse junto a la alfombra de periódicos que cubre la práctica totalidad del recinto.

Los trabajadores denuncian que las empresas de limpieza subcontratadas por AENA pretenden incumplir “los acuerdos en materia salarial” del convenio que se traducen en no pagar los complementos económicos de los días festivos, desplazar los días de vacaciones y aplicar condiciones laborales diferentes de las del convenio vigentes en los nuevos contratados. Delgado asegura, además, que la empresa Mantres-Ingesan ha decidido suprimir la bolsa de trabajo para que así “puedan contratar a quien quieran”.

“Las empresas no quieren respetar el convenio laboral” dice Delgado, que añade que “han decretado por imposición unos servicios mínimos abusivos del 50% que no vamos a cumplir”. Delgado asegura que el seguimiento del paro ha sido del 100% tanto en las dos jornadas de huelga de la semana pasada como la de este martes.

El convenio laboral de los trabajadores de las dos terminales expiró en diciembre y aún no se ha renovado porque, según afirman los empleados "la empresa considera que está caduco y pretende aplicar la nueva reforma laboral para ahorrar dinero". Marcos Gordaliza, director gerente de EFS, reconoce que quieren hacer "un cambio a la baja" en el próximo convenio. No obstante, asegura que AENA no le ha comunicado vaya a bajar el presupuesto asignado. "Hasta ahora hemos respetado el convenio y no hemos anunciado ningún despido", asegura Gordaliza.

El exterior de la T-1 también presentaba esta mañana suciedad pese a que la empresa encargada de su limpieza, Pilsa, no hace huelga. El trabajo, sin embargo, se acumula para los dos trabajadores que, armados con escoba y recogedor, se encargaban de barrer el montón de papeles que llenaban toda la acera frente al acceso de la terminal. “Por ahora no tenemos ningún problema con la empresa como les pasa a ellos”, comentaba sonriente uno de los dos empleados refiriéndose a sus colegas de Mantres-Ingesan.

AENA estima que con la reducción de costes anunciada logrará ahorrar 1,3 millones de euros este 2012. Los trabajadores ya han convocado nuevos paros para los días 22 y 23 de junio en la T-2 y el 28 y 29 de junio en la T-1.