Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Máis Galiza y otros dos grupos pactan “una nueva fuerza”

El proyecto “galleguista y transformador” califica al BNG de “antisistema”

Los movimientos se suceden en los grupos nacionalistas exteriores al BNG. Ayer, tres de las facciones involucradas en la constitución de lo que denominan Novo Proxecto Común presentaron un acuerdo “programático y político” para constituir “una nueva fuerza”. Máis Galiza —la mayor escisión del Bloque—, el ahora llamado Espazo Ecosocialista —antes Colectivo Ecogaleguista— y Acción Galega —corriente centrista recién creada— se embarcarán en una organización “casa común de los ciudadanos de convicciones galleguistas y transformadoras”. Todo ello en un contexto en el que, explican, “los partidos de obediencia estatal renunciaron hace mucho tiempo a defender los intereses del país” y el BNG ha elegido “convertirse en una fuerza política antisistema [pese a tener 12 diputados en O Hórreo y dos en el Congreso] sin proyecto político y organizativo creíble”.

Por el momento, el Encontro Irmandiño de Xosé Manuel Beiras, que inició la cadena de rupturas en el BNG, queda al margen. Su estrategia, con un fondo político a la izquierda, opta por construir “de abajo arriba” una formación en la que la horizontalidad sea la base de las relaciones entre militantes. El pacto ayer conocido, sin embargo, se sitúa en un espectro más moderado y asegura recoger “las aportaciones del galleguismo político y el soberanismo cívico, el progresismo inclusivo y la izquierda renovadora”.

Los ‘irmandiños’, más a la izquierda, quedan por el momento al margen

La “nueva fuerza” apuesta —así lo expone en un Decálogo de bases políticas— “por un desarrollo económico sustentable que genere riqueza y bienestar para la mayoría”. Y, en línea con declaraciones y escritos de afiliados y personajes públicos de la órbita de Máis Galiza, prefiere adscribirse antes al galleguismo que al nacionalismo. “Asumimos como un desafió propio transformar el evidente sentimiento de galleguidad, el galleguismo difuso arraigado en la ciudadanía gallega”, dicen, “en galleguismo político y operativo”. No obstante, el documento se refiere a Galicia como nación y defiende “que se reconozca el derecho del pueblo gallego a decidir libremente la relación que quiere tener con el Estado español”. El acuerdo aboga por “el reconocimiento de Galicia como nación, dentro de un Estado español que asuma su carácter plurinacional”.

La organizaciones firmantes iniciarán el mes que viene una ronda de presentaciones y debates del acuerdo.