Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cifra de fianza récord

La suma impuesta por la juez Alaya al exconsejero Antonio Fernández solo es comparable a las fijadas en el 'caso Malaya' por el magistrado Miguel Ángel Torres

La medida cautelar impuesta por la juez Mercedes Alaya para asegurar las responsabilidades pecuniarias que achaca al exconsejero de Empleo Antonio Fernández figura entre las más altas de la historia judicial. Si una de las cifras récord fue los 1.000 millones de euros que el instructor del caso Malaya,Miguel Ángel Torres, impuso al cerebro de la trama corrupta, José Antonio Roca, ahora Alaya se ha quedado muy cerca: 807 millones (134.273.502.000 pesetas).

La juez ya ordenó investigar el patrimonio de Fernández y sus familiares, pero tras concluir la Guardia Civil sus pesquisas, no se halló patrimonio que tuviera una procedencia ilícita. En cualquier caso, el patrimonio que atesora Fernández, que resultará embargado para hacer frente a la fianza, nunca podría hacer frente a la inmensa suma impuesta por Alaya.

A pesar de que la Fiscalía Anticorrupción pidió hasta 890 millones para Fernández y el ex director general de Trabajo Javier Guerrero ya asumió una fianza de 686 millones que nunca podría pagar para asegurar la responsabilidad civil, la cifra es de vértigo. El magistrado Torres también le pidió a seis abogados del caso Malaya 600 millones como fianza por responsabilidad civil ante el presunto blanqueo de capitales que realizaron.

En el listado de ingentes fianzas impuestas por los jueces a los acusados, casi siempre por delitos de cuello blanco, la Audiencia Nacional exigió al exfinanciero catalán Javier de la Rosa un depósito de 30 millones, aunque la cifra no era por responsabilidad civil, sino para eludir la cárcel en el caso Torras (descapitalización del grupo empresarial del mismo nombre). Mientras, en el caso Gürtel el cabecilla de la trama, Francisco Correa, afrontó una fianza de 15 millones. EL PAÍS cuantificó el patrimonio de Correa en 25 fincas, 30 casas, 22 coches, 18 garajes y dos barcos.

Por su parte, el exbanquero Mario Conde salió de la cárcel en 1995 tras el pago de 12 millones que avaló con su patrimonio, y el expresidente balear Jaume Matas eludió la prisión el pasado abril tras depositar tres millones por la docena de cargos de corrupción que le salpican.