Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco alumnos más en clase, 2.600 docentes menos

El incremento de la ratio repercutiría en las plantillas de los colegios e institutos

Cinco alumnos más en clase, 2.600 docentes menos Ampliar foto

En la Consejería de Educación se pusieron a hacer cuentas cuando el Gobierno central anunció el recorte en sanidad y enseñanza de 10.000 millones a principios de abril. Ya se conocía que el Ministerio de Educación tenía la intención de subir el horario lectivo de los docentes y el máximo de alumnos por unidad. Educación hizo entonces una estimación del impacto que tendrían estas medidas en las plantillas.

En el caso del aumento de dos horas lectivas a los profesores de instituto, de aplicarse estrictamente, supondría la perdida de 4.827 docentes. Respecto a las ratios, según la estimación realizada por la consejería, el aumento generalizado de cinco alumnos por grupo en los colegios e institutos (algo que permite el decreto aprobado por el ministerio) implicaría la salida de 2.672 maestros y profesores. En total, serían 7.499 docentes menos, lo que supondría una reducción del 7,6% de la plantilla de la enseñanza pública. Sin embargo, son solo estimaciones. El impacto de los recortes todavía no se ha concretado y la consejería no lo decidirá hasta que se sepa cuánto debe recortar de sus cuentas. El departamento de Mar Moreno ha convocado el 17 de mayo al Consejo Escolar de Andalucía —donde están representados todos los agentes del sistema— para abordar este asunto.

Respecto al incremento de las ratios, el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, ha sostenido este viernes que el principal compromiso al que llegaron IU y PSOE antes de cerrar su acuerdo de coalición fue “la preservación del empleo por encima de todo”. El aumento de la ratio, como el resto de medidas, perseguiría el ahorro. En la Consejería de Educación, donde el 75% del gasto son costes laborales, las plantillas son las que más riesgos corren. Dentro de esas plantillas los que peor lo tienen son los 13.500 interinos del sistema, que suponen una inversión de unos 400 millones de euros.